5 consejos para conducir con niebla

5 consejos para conducir con niebla

COMPARTIR 0 TWITTEAR

conducir-niebla

Comienza la época propicia para encontrarnos con un banco de niebla durante nuestro trayecto al volante. Se trata de una situación a la que la mayoría de conductores no se enfrentan con frecuencia y es una de las más peligrosas si no tomamos una serie de precauciones.

Ya te ofrecimos consejos a la hora de conducir con lluvia, pero también queremos que tengas claro el comportamiento adecuado en caso de conducir con niebla. Aquí van cinco consejos básicos.

1. ¿Qué luces debo usar?

Muy importante tener claro qué tipo de iluminación tenemos que activar al conducir con niebla. En esta situación es muy habitual cruzarnos con conductores que hacen uso de diferentes luces sin conocer realmente cuál es la necesaria.

Para empezar, siempre que atravieses un banco de niebla debes tener conectada al menos la iluminación de cruce. Si la niebla es muy densa conviene hacer uso también de las luces antiniebla delanteras, en caso de disponer de ellas.

carretera-niebla

Solo en caso de que no podamos ver al vehículo que circula delante nuestra a una distancia de al menos 100 metros tendremos que activar también la luz antiniebla trasera. Esta iluminación debe desconectarse en cuanto la niebla se disipe, puesto que deslumbra al resto de conductores. Su uso incorrecto está sancionado con 200 euros.

En situaciones de niebla nunca utilices la iluminación de largo alcance, ya que se produce el denominado efecto espejo y conseguiremos peor visión.

2. Si la niebla es muy densa, detén tu vehículo

Cuando apenas podemos ver con claridad a pocos metros por delante de nuestro automóvil lo más recomendable es realizar una parada en un lugar seguro y esperar a que las condiciones meteorológicas mejoren.

En caso de tener que realizar una parada por algún determinado problema no olvides activar los intermitentes de emergencia y ponerte el chaleco reflectante. Es muy importante que los demás conductores te vean.

conducir-niebla-1

3. Los cristales, siempre limpios

La humedad provocada por la niebla hace que el parabrisas acumule agua poco a poco. Lo mejor es circular con los limpiaparabrisas conectados para garantizar siempre la máxima visibilidad.

Si de pronto los cristales comienzan a empañarse debido al contraste de temperaturas debes activar el aire caliente del coche y dirigirlo directamente a los cristales. Pero ojo, no olvides conectar el aire acondicionado a la vez, ya que está pensado para reducir la humedad. De esta forma conseguirás que se desempañen con rapidez.

4. Atento a las guías de la carretera

En situaciones de niebla nunca es recomendable fijarse en la trayectoria del vehículo de delante para mantenernos en el carril, ya que este conductor puede despistarse y nosotros cometeremos el mismo error.

Conduciendo bajo la niebla

Lo ideal es que tomes como referencia las líneas blancas de la carretera que delimitan tu carril para mantener una trayectoria adecuada. Evita cambiar de carril siempre que no sea necesario para no llevarte algún susto.

5. Aumenta la distancia de seguridad

Por mucho que conozcamos la carretera nunca debemos confiarnos ante una conducción con niebla. En estas condiciones conviene más que nunca extremar las precauciones y la distancia de seguridad es clave.

Nunca circules pegado al vehículo de delante y deja mayor distancia de separación a la habitual. No sabes lo que ese conductor puede encontrarse a pocos metros y en caso de realizar una frenada de emergencia podrías sufrir un accidente.

Archivado en Conducción, Consejos de conducción, Seguridad vial
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs