Los compactos más radicales del mundo se prueban para determinar cual es el más rápido

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Honda Civic Type R blanco

En el mundo del motor, siempre habrá duelos entre las marcas para superarse y conseguir ser el mejor del segmento. Este espíritu de mejora y superación se observa a lo largo de toda la cadena de precios en el mercado. Numerosos ejemplos se podrían citar, empezando por los utilitarios y terminando por los más potentes y rápidos. Quizás sí, quizás no, una de las batallas más bonitas a día de hoy por alzarse con el premio al más rápido del mundo en su categoría podría ser la lucha de los compactos.

Si se pone en antecedentes cómo se ha llegado hasta el punto actual, la historia saltó a la palestra hace poco más de un año la noticia acerca del récord conseguido por el Seat León Cupra en Nürburgring). Ante la expectación que causó esta hazaña, los mecánicos de Renault se pusieron manos a la obra para arrebatar el ‘título’ al modelo español. Pues bien, tras más de 12 meses de debate mientras se desarrollaba el nuevo Honda Civic Type R, por fin se ha podido ver a los 3 modelos más espectaculares del segmento C en su versión más deportiva y radical rodando conjuntamente para despejar cual es el que ofrece el mejor comportamiento.

Auto Express junta a los tres modelos más bestias del segmento C

Se estaba empezando a echar de menos un cara a cara entre la tecnología alemana española, francesa y japonesa en materia del segmento C. La batalla estaba servida desde el momento en el que el Seat Leon Cumpra destapó la caja de los truenos en el infierno verde. Ahora, el medio de comunicación del motor Auto Express no ha perdido la oportunidad de poder unir las emociones que provocan a quién intenta dominar comportamientos más propios de modelos mucho más deportivos.

Tras haber visualizado el anterior vídeo, el ganador se antoja como el que presenta una estética mucho más racing. Vale de acuerdo, el francés tampoco es que pase muy desapercibido respecto al modelo original pero lo cierto es que elementos como el alerón trasero puede generar algún que otro susto en ventas por lo que supone estéticamente. Pero, ¿Qué ofrece el modelo nipón? Alcanza su máxima potencia de 306 CV a 6.500 rpm y otorga un par máximo 400 Nm gracias a un motor de gasolina de 2,0 litros VTEC TURBO con inyección directa turboalimentado. Estos números le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 268 km/h.

Seat Cupra

En el segundo escalón del podio se sitúa el Seat Leon Cupra. Con una imagen mucho más discreta, podría ser perfecto para escenificar el famoso dicho ‘Es un lobo con piel de cordero’. Este deportivo light tiene bajo el capó un motor 2.0 TSI de 280 CV con transmisión DSG opcional que le permite alcanzar los 250 km/h, eso sí, limitados de forma electrónica. A su vez, la tracción y los 350 Nm de par máximo en el intervalo 1.700-5.600 rpm, le permiten conseguir un registro de 6 segundos en la aceleración 0-100 km/h.

Renault Megane RS Trophy edición limitada

Por último y, no mucho menos rápido, el que ha quedado relegado a un tercer puesto es el Renault Megane RS Trophy que, con sus 275 CV de potencia, son suficientes para que alcance una velocidad de 255 km/h y y acelere de 0 a 100 km/h en dos décimas menos que el modelo del grupo VAG. Esta versión, la cual es una edición limitada, ofrece pequeños cambios estéticos respecto a la versión RS.


Dejando a un lado la viabilidad de los proyectos llevados a cabo por Honda, Seat y Renault, lo bonito es poder disfrutar de pruebas como la anterior y conocer cómo son las versiones radicales de los vehículos convencionales, destacando que el segmento C es uno de los que más aportaciones realiza a los números de ventas de vehículos. A su vez, es importante destacar el fiasco económico que seguro representan tras lo invertido en el desarrollo de las máquinas fantásticas.

Archivado en Honda Civic Type R, Nürburgring Nordschleife
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion