El futuro de los faros es OLED, y así nos lo enseña Audi en un teaser

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tecnología OLED para faros de Audi

Las bombillas de incandescencia dieron paso a las halógenas en el mundo del automóvil. Eso fue hace más de 50 años, y desde entonces con numerosas mejoras en los faros, estas bombillas siguen siendo las más utilizadas en el mercado. Fue en los años 90 cuando apareció el xenon, pero aún hoy sigue siendo un extra que aún muy pocos coches montan. Aunque hace 25 años el ABS, Airbag o ESP eran un equipamiento solo ligado a coches de la más alta gama, y hoy son equipamientos de seguridad por ley, las bombillas de xenon no lo son, aunque más que un aditamento estético sean un elemento de seguridad.

Pero parece que el xenon acabará muriendo dando paso a la tecnología LED, que cada día es más popular y son cada vez más los coches que lo traen como equipamiento opcional, quedando pues la elección entre halógenas y LED. Pues bien, parece que el LED tendrá una presencia más bien fugaz, porque ya se está investigando la evolución del mismo, y fabricantes como Audi están poniendo toda la carne en el asador para llevar el OLED a los coches de calle en los próximos años.

La tecnología de luz orgánica Matrix OLED será presentada en el Salón de Frankfurt en septiembre, pero Audi ya nos ha mostrado hoy un pequeño teaser de qué es lo que está por llegar. Estos faros se caracterizan respecto a lo que ya habíamos visto en que ofrecen una luz muy homogénea, que ofrece infinitas posibilidades la hora de diseñar un coche.

De momento solo aparecerá para los pilotos traseros, pues aún no es capaz de emitir suficiente luz como un LED para alumbrar la carretera, así que será utilizada para ser vistos, y de una forma que los diseñadores puedan ser mucho más creativos en sus diseños. No será el primer prototipo que nos enseñen los de Ingolstadt, de hecho ya llevan años trabajando en esta tecnología, como podemos ver en el siguiente vídeo:

Cada OLED incluye dos electrodos, uno de los cuales será transparente, que incorporarán múltiples delgadas capas de materiales orgánicos semiconductores. Una tensión muy baja de tan solo 3-4 V excita estas capas, las cuales tienen un grosor de milésimas de milímetro, y que se iluminan. El color dependerá de la composición molecular de cada una.

La principal diferencia entre un LED y un OLED es que el LED está hecho de cristales semiconductores y que al fin y al cabo son una bombilla. Los OLED son finas películas que se iluminan y por eso ofrecen una luz perfectamente homogénea, capaz de variar en intensidad. Lo bueno es que estas luces apenas producen sombras y no requieren de reflectores o componentes ópticos. Además son increíblemente eficientes energéticamente y muy ligeras. Y por si esto fuera poco no necesitan de ningún elemento que disipe su calor.

Las primeras aplicaciones reales serán en las luces traseras, que vendrán en forma de intermitentes con patrones de despliegue, o luces de freno que se iluminan con más intensidad según lo que frenemos en cada momento. Lo que seguro que no hace tanta gracia es que esta tecnología es mucho más delicada que el LED, y que sustituir un faro de este tipo podría costar varios miles de euros.

Archivado en Faros LED, Faros OLED, Luces
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion