Ésta es la nueva Serie 5 de BMW

COMPARTIR 0 TWITTEAR

BMW Serie 5 g30

G30, este es el código interno para el nuevo BMW Serie 5, un coche al que se le lleva siguiendo la pista durante al menos un par de años mientras la marca completaba su desarrollo y afinaba los pequeños detalles. Se esperaba un adelanto durante el Salón del Automóvil de París, pero en lugar de eso y tras unas pequeñas filtraciones, ya típicas cuando se trata de modelos más importantes como éste, BMW ha publicado un montón de imágenes y algunos datos de cara a su presentación oficial que se espera sea finamente en Detroit.

El lanzamiento del Serie 5 supone, como en cada generación, un punto de inflexión en el mercado. La batalla entre los tres grandes alemanes, con la llegada de Lexus e incluso Volvo, está provocando que cada nueva evolución de estos sedanes termine siendo un escaparate tecnológico que en ocasiones, pone en aprietos a los modelos de representación de cada fabricante. Y esta vez no es diferente, BMW quiere convertir a la Serie 5 en el sedán más avanzado, tecnológico y eficiente del segmento y para lograrlo, echa mano del banco de órganos y de los sistemas del BMW Serie 7, incluso se le parece estéticamente aunque buscando ofrecer una personalidad propia.

No obstante, la nueva Serie 5 de BMW tiene las cosas muy complicadas. El Mercedes Clase E es todo un portento tecnológico y el actual BMW Serie 5, el F10, es la generación más vendida de la historia del modelo con nada menos que más de dos millones de unidades. Se ha ganado al público y a la crítica con una gama muy completa, calidad, tecnología y por supuesto, la dinámica de conducción de todo BMW. Es la alternativa más popular en su segmento.

BMW G30

Para seguir con esta misma racha de éxito, BMW ha creado un coche completamente nuevo, con una resistencia aerodinámica de 0,22, una cifra realmente buena para su tamaño, tan buena que supone un récord para los de su clase. Además, es 60 kg más ligero que antes gracias al empleo extensivo de acero de alta resistencia, aluminio y magnesio en su construcción aun siendo más grande, ya que crece en longitud 36 milímetros (hasta los 4.935), otros 6 milímetros en anchura (alcanza los 1.868 mm) y 2 más en altura (un total de 1.466). La batalla por su parte llega hasta los 2.975 milímetros, lo que suponen 7 extra.

Se aprecia claramente que se ha buscado mucha imagen, es algo curioso porque da la impresión que Mercedes y BMW se cambian papeles. La firma de la estrella ha buscado con el Clase E ofrecer una imagen más dinámica y no tan ‘de señor’, con un parecido bastante acusado con el Mercedes Clase C, un coche de aspecto dinámico y tecnológico en pos de clientes que se decantarían por un BMW, mientras que estos, han creado un Serie 5 más próximo a su hermano mayor, con una planta más conservadora y más del gusto de los típicos clientes de Mercedes. Se nota incluso en el habitáculo, que a pesar de tener un diseño que se reconoce como un BMW lo mires por donde lo mires, materiales y combinación de colores son más ‘maduros’, además, BMW comenta que se ha mejorado el aislamiento acústico y la habitabilidad, sobre todo en las plazas traseras, algo que no le viene mal sabiendo que los BMW no son los coches más amplios de la categoría precisamente.

La carga tecnológica es abrumadora, muy cercana a la ofrecida por el Serie 7 y colocándose entre los mejores aunque visto lo ofrecido por los rivales, incluido el sorprendente S90, no había otra opción y de hecho, no se barajaba ningún otro camino. Luce una pantalla de 10,25 pulgadas que se controla desde la última evolución del iDrive y con un head-up display que aumenta la superficie de proyección un 70%. De aquí a unos años desaparecerán los clásicos diales del salpicadero y la información se proyectará en el parabrisas. Tiempo al tiempo. No falta los sitemas BMW Connected, Apple CarPlay e incluso Microsoft Office 365.

Interior del BMW Serie 5 G30

Pero no pienses que aquí se termina todo, es un auténtico compendio de sistemas. Una cámara estereoscópica trabaja con diversos radares y sensores de ultrasonidos para integrar el asistente de aparcamiento, aviso de cambio involuntario de carril y asistente para mantener el mismo, sistema de colisión frontal, lateral y trasera así como algunas novedades bastante llamativas. Incorpora un modo semiautónomo basado en el control de crucero adaptivo que usando los sistemas ya mencionados antes, actúa sobre acelerador, frenos y dirección para mantener el coche dentro del carril hasta velocidades de más de 200 km/h con un control total sobre la distancia de seguridad con el coche que nos precede incluso en atascos. La iluminación es adaptiva con hasta 500 metros de alcance, la pantalla se puede manejar mediante gestos de la mano, monta un dispositivo llamado ‘Remote 3D View’ que a través de una aplicación móvil permite ver, en tiempo real, lo que ocurre alrededor del coche y por supuesto, la llave con pantalla táctil y el sistema de control remoto desde fuera del coche estarán disponibles para el nuevo BMW Serie 5.

En cuanto a motores, se limita por el momento a dos propulsores de gasolina y otros dos diésel, pero con el tiempo irán llegando los híbridos y por supuesto, el BMW M5, que muy seguramente lo ponga todo patas arriba. Los motores de gasolina serán el 530i, que monta un cuatro cilindros de dos litros y 252 CV y el 540i, con un V6 3.0 de 340 CV. Para los diésel, se han elegido el 520d, con 190 Cv y el 530d, que con seis cilindros en V llega a los 265 CV. Todos llevan cambio automático Steptronic de 8 relaciones, pudiendo montar el manual de 6 el 520d y todos, podrán montar el sistema de tracción total xDrive.

Archivado en Berlinas, BMW Serie 5, Conducción autónoma
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs