Jay Leno declara su profundo amor por su Citroën DS

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Jay Leno hablando del Citroën DS

No es la primera vez que te hablamos del Citroën DS, un coche que lo cambió todo en Citroën, y que puso patas arriba en el mercado del automóvil de su época. Tantas fueron las innovaciones que introdujo, que este coche puso a la marca gala a años luz de la competencia. Y prueba de ello es que más de 50 años después se sigue recordando como uno de los grandes del pasado.

También te hemos hablado varias veces de Jay Leno y de su garaje, el cual nos enseña semana tras semana en su canal de YouTube, donde nos podemos deleitar de algunos de los mejores coches que pisan la Tierra. Esta semana le ha tocado al Citroën DS, y se puede ver como es uno de sus coches favoritos.

El amor ante el francés es más que evidente. Varias veces repite que es uno de los mejores coches jamás fabricados; según su opinión su calidad de rodadura y confort está muy por encima de los Rolls Royce o los Mercedes Clase S, aún después de tantos años. Todo esto es gracias a su sistema de suspensión hidro-neumática, que no usa amortiguadores, sino esferas que en su interior contienen gas y líquido, lo cual le da esa peculiar forma de absorber los baches como pocas suspensiones son capaces.

Gracias a esto es posible cambiar una rueda sin necesidad de usar un gato, tan solo poniendo una borriqueta de apoyo y levantando la suspensión al máximo. Acceder a las ruedas traseras carenadas es tan fácil como quitar la aleta, que está sujeta por un solo tornillo. También nos enseña cómo funcionan los faros direccionales, que giran solidariamente con la dirección, para mejorar la visibilidad en carretera de noche. En fin, los elogios son continuos por parte del famoso presentador estadounidense.

El modelo de Leno es de 1971, de los últimos de la producción, que acabó en 1975. Fue un coche que estuvo 20 años en el mercado, pues puso a la venta por primera vez en 1955. Él mismo reconoce que le puso el aire acondicionado de un modelo de desguace de 1972, ya que su unidad aún no equipaba este extra de serie.

Desde luego que es admirable que un coche así siga impresionando más de medio siglo después, a pesar de las infinitas innovaciones que se han introducido en el mundo del automóvil en las últimas décadas. Es una pena que Citröen haya dejado hace muchos años de ser una marca tan arriesgada e innovadora. ¡Larga vida al Tiburón!

Archivado en Citroën DS, Clásicos, Jay Leno
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion