Avisadores, detectores e inhibidores de radar, ¿cuál es legal y qué los diferencia?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

radar-velocidad

El verano es la época del año en la que más probabilidades tenemos de ser multados por un radar por exceso de velocidad. Los motivos son varios: circular por carreteras desconocidas en las que podemos despistarnos sobre la velocidad permitida, las prisas por llegar a nuestro destino o simplemente pisar el acelerador más de la cuenta.

Está claro que a ninguno nos gusta encontrarnos a la vuelta de vacaciones con esa notificación en forma de multa en la que aparece una imagen de la matrícula de nuestro coche bien clara y visible. Bien es cierto que en nuestra mano está respetar la velocidad máxima, pero si formas parte de ese grupo de conductores despistados o precavidos que prefieren recurrir a sistemas de ayuda para detectar los radares este artículo está dirigido especialmente a ti. En tu búsqueda puedes encontrar detectores, avisadores e inhibidores de radar pero, ¿cuáles están permitidos realmente? Vamos a descubrirlo.

Detectores de radar

Hasta la modificación de la Ley de Tráfico en 2014, los detectores de radar disfrutaban de un vacío legal por decirlo de alguna manera. Se trata de un sistema que permite alertar al conductor no solo de los radares fijos, sino también de los móviles. En la mencionada reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial se optó por acabar con esta alegalidad y pasar a prohibir los detectores de radar. Hoy en día ser “cazado” con este sistema se considera una falta grave y supone una sanción de 200 euros y la detracción de 3 puntos.

navegador

Avisadores de radar

Totalmente permitidos. Raro es el navegador GPS que en la actualidad no integra en su configuración una opción para avisar de los radares fijos. Y es que en realidad cualquier conductor puede acceder a la web de la Dirección General de Tráfico (DGT) y conocer el lugar en el que están situados todos los radares fijos del país. Lo que hace un avisador de radar es trasladar directamente esa base de datos al conductor.

Inhibidores de radar

Aquí entramos en un terreno más delicado. Por suerte hoy en día es cada vez más complicado encontrar talleres o particulares que se ofrezcan a instalar un inhibidor de radar. Básicamente lo que hace este sistema integrado en el vehículo es interferir la señal emitida por el radar, impidiendo que éste sea capaz de detectar la velocidad a la que se circula. Pero cuidado, porque ser pillado con un inhibidor colocado en el coche supone una sanción de 6.000 euros y la detracción de 6 puntos, mientras que al taller instalador le puede caer una multa de 30.000 euros.

Así que parece evidente que lo más económico y fiable es no correr con el coche más de lo debido. Y ya no lo decimos sólo por el aspecto económico, sino también por la seguridad de todos.

Archivado en Multas, Radares, Velocidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion