4 consejos para evitar que tu embrague no te arruine en la visita al taller

4 consejos para evitar que tu embrague no te arruine en la visita al taller

COMPARTIR 0 TWITTEAR

pedal

En los últimos años se está viviendo una descatalogación del uso del embrague en los automóviles más aspiracionales. Las cajas de cambio automáticas son la referencia en el sector y el principal motivo de esta tendencia es la eficiencia en el cambio.

Aún así, la conducción primitiva sigue siendo la que los puristas de toda la vida quieren y por este motivo aún sigue siendo una opción viable para los fabricantes. Saber que uno tiene el control de la marcha en la que circula con un movimiento del pie izquierdo hace que se sienta que forma más parte del coche que si solamente tuviese que centrarse en sus pedales vecinos.

Ahora bien, todo tiene su parte buena y su parte mala. En este caso, una mayor probabilidad de hacer un incorrecto uso del embrague puede provocar que esa sonrisa que tenías al principio se convierta en la peor de tus pesadillas. ¿Por qué? El taller se alegrará cuando llegue la grúa con tu coche encima; tu cuenta bancaria seguro que lo nota pasadas unas horas.

Para evitar esta situación, es vital saber qué prácticas tienes que intentar no llevar a cabo para incrementar la vida útil de tu embrague. Te podrá llevar un tiempo de adaptación pero cuando te acostumbres verás que no cuesta nada.

Cuidado con mantener pisado el pedal mientras esperas en el semáforo

embrague

Pese a que no sientes ningún rozamiento, diversas piezas del embrague están sometiéndose a una fricción que le podría reducir su vida útil. Por ello, es muy importante evitar este fallo simbólico ya que es una cuestión de pura costumbre.

Es muy probable que, sin que te dieses cuenta, acogieses esta técnica cuando estabas aprendiendo a conducir. Es más, puede hasta que tu profesor/a no te dijese nada aunque te viese hacerlo. ¿Por qué? No supone una falta leve en el examen y con ello evitas que se te pueda calar en el test práctico, momento en el que aún no tienes cogida la práctica lo suficiente.

No tengas miedo al pisar hasta el fondo el pedal del embrague

pedales

El funcionamiento del embrague te lo agradecerá. Es necesario hacer un pequeño esfuerzo extra haciendo todo el recorrido del pedal. Con ello se consigue que las transiciones hacia marchas más largas y cortas se hagan con el menor desgaste posible.

De lo contrario, habrá un ruido que nos delatará que ha rascado la caja de cambios. Es importante destacar que esto no supone ningún problema en el corto plazo pero una sucesión considerable de este fallo puede ocasionar daños irreparables en el cambio de marchas y su necesaria visita al taller.

Nunca utilices el pedal del embrague como apoyo del pie

reposapies-2

Muchos conductores cometen este fallo. Una vez más se trata de una manía que es muy importante dejar atrás para mejorar la vida útil del embrague. ¿Por qué? Pese a que haya un contacto mínimo sobre el pedal, éste puede llegar a ser suficiente para que alguna de las piezas del sistema de embrague fricciones con otra.

A la larga se producirá un deterioro prematuro del componente implicado. Esta avería puede que no resulte muy grave en el conjunto pero las horas de taller y la sustitución de la pieza exacta puede hacer que no te haga gracia cuando te pasen la factura.

Para evitar este tipo de sorpresas, lo mejor que uno puede hacer es olvidarse de esta pose tradicional y acostumbrarse a utilizar el reposapies que hay situado a la izquierda.

No abusar de la maniobra doble embrague

maniobra-doble-embrague

Esta maniobra está cada vez más en desuso. Se achaca a personas con más conocimiento en el mundo de la competición pero cualquier coche manual tradicional puede llevarla a cabo. Consiste básicamente en pisar el acelerador al desembragar para reducir a una marcha más baja con el objetivo de que al pisar el embrague de nuevo las revoluciones del motor sean lo más próximas a la que tendría en la nueva marcha.

Esta maniobra puede resultar positiva en cuanto a eficiencia en pista pero si estamos hablando de un vehículo convencional esto podría provocar un desgaste prematuro del embrague, algo que puede afectar seriamente a la vida útil del mismo.

Archivado en Ahorrar en el coche, Averías, Embrague
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs