Aquí el motivo de por qué nunca hay que picarse con nadie en la carretera

COMPARTIR 0 TWITTEAR

policia

Ni cobardía ni nada, no sirve de nada enfrentarse con nadie si hay algún otro conductor que te lanza improperios en la carretera. Tienes poco que ganar y mucho que perder o sino mira el caso que ha saltado a la palestra en los últimos días.

Todo ha sucedido en Estados Unidos y muestra muy bien el por qué hay que evitar ‘picarse’ con otra persona por haberse cambiado de carril sin señalizar la maniobra o por superar el límite de la velocidad poniendo en peligro la seguridad del resto de usuarios de la vía, ya sean pasajeros de vehículos o viandantes que simplemente circulan por la acera en un tramo urbano.

La historia siguiente tiene como implicados al motorista que graba las imágenes en todo momento, a la conductora de un vehículo que anteriormente ha sido infractor y a la policía, la cual aparece en escena instantes después de lo ocurrido entre ambas partes.

El karma y cómo incide en la conducción temeraria

En las imágenes no se puede observar pero todo parece indicar que viene de una acción peligrosa llevada a cabo por parte de la conductora del automóvil de color claro. En cambio, no parece que ningún otro vehículo haya estado implicado en el asunto.

Dándole al play se puede notar cómo el motorista está cabreado por la actitud de la conductora del automóvil. Parece ser que ha sido un cambio de carril repentino y sin señalización lo que le recrimina el protagonista, el cual podría haber esquivado una situación de peligro.

Aún así, la historia no ha hecho más que empezar y prueba de ello es la actitud con la que se enfrenta la mujer que conduce el automóvil infractor. Se puede ver cómo la vía de dos carriles en un sentido pasa a ser de un solo sentido, algo que parece no entender porque el que se acaba es pro el que circula ella.

Sin embargo, no afloja y pone en un aprieto al conductor de la motocicleta, el cual le vuelve a recriminar la acción. A todo esto, parece que incluso está riendo por todo lo que está sucediendo, algo que contrasta con el peligro al que está sometiendo al motorista.

Cuando ya parece que la fluidez de nuevo a la carretera, el protagonista de las imágenes observa cómo en el lateral hay una patrulla de la policía, momento que no duda para transmitir con señales acústicas y gestuales los problemas que ha tenido segundos antes.

Al ver que no reaccionan, sale de la vía principal y se acerca al cuerpo de seguridad, diciéndole que tiene todo grabado y ha cometido varias infracciones. Al momento, la patrulla y él se dirigen a toda prisa para paran al vehículo que ha infringido varios artículos de la Ley de Seguridad Vial.

Y así es cómo se le gira la tortilla a la mujer que minutos atrás se reía de todos los reproches que le hacía el conductor de la motocicleta. Seguro que ha aprendido que reírse aún sabiendo que pone en peligro la integridad de los demás no está nada bien.

Archivado en Carreteras, Motoristas, Peleas, Policía
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion