Porque un motor limpio dice mucho de tu coche

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Antes y después de lavar un motor Hace unos días os trajimos unos trucos para la limpieza de tu vehículo tanto por dentro como por fuera. Hoy os traemos unos consejos para la limpieza del motor. El motor apenas se ve, pero cuando está limpio dice mucho del trato que recibe el coche. Está mucho mejor sin chorretones de grasa y sin polvo.

El motor es lo más importante de un coche y aunque no esté a la vista es fundamental llevarlo limpio. Muchos pensareis que con tanto componente electrónico es malo, pero no es así. Con estos consejos, quedará el motor inmaculado. Un motor aunque esté dentro del coche, es una de las cosas que mas se ensucia. Está expuesto al barro, polvo, arena, agua, hojas, etc. Es aconsejable lavarlo cada dos años aproximadamente, ya que se puede tupir el radiador. Además, el motor tendrá problemas para disipar el calor y esto traerá problemas.

Lo primero de todo es comprobar que el motor del coche esté frío, ya que si está caliente puedes dañarlo e incluso puede ser peligroso para la persona que lo lave. Te pude soltar una descarga. Además de que esté frío, preferiblemente con el motor parado. Con un pincel o una brocha, pasamos todas las zonas que tengan mucho polvo. Una vez hayamos quitado el exceso de polvo, le podemos dar un manguerazo con agua pero sin presión.

Con el quitagrasas, vale cualquiera

Antes de dar el manguerazo, si no te fías, puedes tapar con un poco de plástico uniones de cables, alternador, batería y caja de fusibles, pero en principio no hace falta. Cuando esté humedecido el motor, puedes echar un quitagrasas, puede ser específico para coches o el que tengamos en casa. No afecta al funcionamiento del motor. Solo hay que rociarlo en aquellas zonas donde se haya acumulado mucha grasa. Que un motor sude es normal, otra cosa es si suda en exceso. Entonces hay que llevarlo al taller, puede que esté la junta de la culata dañada.

Una vez que hayamos dejado actuar el quitagrasas durante unos 5 o 10 minutos, con un cepillo repasamos todo el motor. Mientras le pasamos un cepillo, podemos echar otro poco de agua. Nunca pasar el cepillo sobre seco. Lo dejamos otros 3 o 4 minutos. Una vez que hayamos esperado, le podemos dar con agua a presión, procurando no mojar demasiado las zonas más sensibles del motor como ya dijimos antes. Recuerda, cuando laves con agua a presión, hazlo desde una distancia prudente, un poco alejado del coche.

Así se limpia a presión

Una vez que hayamos quitado toda la espuma del motor, hay que esperar a que se seque. Puedes, y además es aconsejable, arrancar el motor del coche para que se seque antes. Antes de arrancar, no te olvides de cerrar el capó. Lo dejamos unos 5 minutos a relentí, después paramos el motor y volvemos a abrir el capó. Con un trapo viejo, a ser posible de algodón, quitamos el exceso de agua. ¡CUIDADO! Recordad que el motor está caliente y os podéis quemar.

Puedes adquirir en cualquier tienda especializada en vehículos abrillantador para plásticos, ya sea en spray o para aplicarlo con una esponja. El resultado es sobresaliente. Es mejor aplicarlo solo en las partes plásticas, ya que el metal atrae el polvo y la suciedad, y si le echamos abrillantador, antes se ensuciará.

Esperemos que os hayan servido estos consejos de limpieza. Y ya sabéis, un coche limpio y reluciente dice mucho de su cuidado y de la vida que lleva y ha llevado.

Archivado en Cuidado, Limpieza, Motor
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs