Por qué conviene hacer un mantenimiento periódico de la caja de cambios automática

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cambio automático

Hace mucho tiempo, las cajas de cambio automáticas parecía que solo las veríamos en las películas estadounidenses. Y te preguntarás, ¿por qué solo las americanas? La caja de cambios automática es la opción preferida del público local desde hace años y años.

Nos daba la sensación de que solamente llegarían a las versiones más destacadas de los fabricantes europeos, pero lo cierto es que su popularidad no ha parado de crecer. En la actualidad, se ha estandarizado la disposición de esta opción en prácticamente la totalidad de los segmentos del mercado.

Desde utilitarios hasta superdeportivos, pasando por las versiones SUV que tanto priman en la industria actual. Visto cómo están proliferando las opciones automáticas, es necesario saber qué tipo de mantenimiento requiere una caja de cambios automática para evitar que sufra un deterioro precoz o un acortamiento de su vida útil.

La gran mayoría de las personas que se decantan por esta versión solamente miran el punto positivo, es decir, la eliminación del tercer pedal para mejorar el confort de marcha. Los tirones desaparecen y la tenencia que estar cambiando de marcha continuamente desaparece.

Caja de cambios automática

Sin embargo, no son conscientes del mantenimiento que debe seguirse para que la caja de cambios no se eche a perder con el paso del tiempo. En Auto Matic son expertos en este sistema, por lo que te recomendamos que aproveches una oferta consistente en un 10% de de descuento en el mantenimiento de la caja de cambios automática de tu coche sólo válida hasta el 30/04/2018. Más info sobre la promo.

Qué posibles averías puede sufrir un coche con caja de cambios automática

La caja de cambios automática cuenta con diferentes componentes que una manual. El objetivo de ambas opciones es el mismo, pero la consecución para llegar a la obtención de una marcha superior o inferior es diferente.

Por ello, las averías que puede tener un coche con cambio manual pueden diferir de las de un automático. De hecho, dentro del cupo de las opciones automáticas hay diferentes opciones, tal y como se puede leer en Auto Matic.

Por ejemplo, en el grupo Volkswagen, lo que anteriormente se denominaba grupo VAG, dispone de diferentes alternativas. El cambio DSG, prioritario en Volkswagen o Seat, dista de la opción PDK, seña indiscutible de Porsche, otra de las filiales del grupo. Ahora bien, ¿cuáles son, en cualquiera de las modalidades, los elementos que hay que tener en cuenta en el mantenimiento?

Palanca de cambio

Los más comunes son los tirones, las pérdidas de aceite que sirven para lubricar los componentes que están en continuo rozamiento, los fallos en el convertidor de par, la falta de respuesta y los saltos de marcha.

  • Tirones inapropiados de la marcha: Esto puede producirse porque el tambor en el que se encuentran los discos está roto. Si está parcialmente tocado, es posible que dé lugar a tirones molestos en la conducción.

En este caso, se recomienda la visita obligada al taller para la sustitución de las piezas que se encuentren en mal estado.

  • Pérdidas de aceite de la caja de cambios: Este problema suele ser fácilmente detectable por varios motivos. Por un lado, al ralentí se apreciará una vibración inusual que podría eliminarse al engranar una marcha.

No obstante, la mejor forma de detectar una posible fuga de aceite es viendo si se forma una mancha del característico color del que se utilizada en el sistema de transmisión automática. Este, dependiendo del fabricante, suele ser de un rojo intenso y contar, además, con un olor que dista mucho del que estamos más acostumbrados a ver, el del motor.

En el mejor de los casos, si apenas se han recorrido unos pocos kilómetros, se tapará la fuga y se rellenará el tanque. En cambio, si se ha producido un desgaste excesivo por la nula lubricación, se procederá a la comprobación de todos los componentes de la caja de cambios.

  • Problemas en el convertidor de par: Este tipo de avería, poco frecuente en la industria, tiene como principal seña de identidad la imposibilidad de subir de marcha más allá de la segunda. Tanto la primera como la marcha atrás funcionan correctamente, por lo que, en un hipotético caso, se podría circular hasta el taller si está situado en la propia localidad.

Aceite de caja de cambios automática

Según se puede leer en la Red Operativa de Desguaces Españoles (RODES), esta avería tenía especial incidencia en las cajas automáticas 722.6 de Mercedes-Benz.

El convertidor de par también puede estar detrás de una falta de respuesta a la hora de pisar el acelerador. La pérdida de potencia a la hora de cambiar a una marcha superior podría ser el resultado de no haber mantenido un buen mantenimiento durante la vida útil del sistema.

En este sentido, lo más probable sería realizar una sustitución del aceite del cambio automático y dejar que lubricase correctamente todo el circuito para ver si funciona mejor. No obstante, es posible que el deterioro ya se hubiese producido por el tiempo pasado, por lo que habría que mirar con mayor detenimiento si la suciedad y el desgaste requieren la sustitución de algunos componentes.

  • Olor a quemado al engranar la marcha: De nuevo, volvemos a ver un problema relacionado con el nulo mantenimiento de la caja de cambios. Si sabes que no has realizado la correcta sustitución del líquido lubricante de la transmisión automática, es probable que algún día comience a oler de forma muy fuerte, como a quemado.

Caja automática DSG

Para entonces, el aceite presente habrá perdido todas las cualidades, por lo que terminará calentándose excesivamente generando este olor. Realizar un mantenimiento adecuado es esencial y esta no es más que una prueba más que lo confirma.

  • Salto de marcha: Esta condición se prevé para evitar la caja de cambios, pero en realidad deriva de un fallo de la misma. La mejor forma de detectarlo es fijándonos cómo se produce el cambio de una marcha a una superior mientras aceleramos.

Si pasa al punto N, es decir, más conocido como neutral, es porque ha entrado en funcionamiento la solución que permite al sistema protegerse de un deterioro excesivo del cambio automático.

Ante esta situación, habrá que acudir al taller para la solución de un problema que podría derivar en otras averías más graves, las cuales podrían incrementar la factura de la reparación.


La conclusión que podemos tomar de todas las averías anteriores es la misma de siempre; la realización de un buen mantenimiento periódico de la caja de cambios automática.

Archivado en Averías, Cajas de cambio, Mantenimiento, Recambios
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs