El por qué de evitar llegar a la reserva de combustible

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Repostaje de gasolina

Cada persona tiene sus propias costumbres y, con el paso del tiempo, éstas se hacen más fuertes y, por lo tanto, más difíciles de cambiar. Una cosas es clara, por mucho que lleves haciendo una cosa de un modo determinado, no tiene por qué ser lo correcto.

¿Dónde quiero ir a parar? Mucha gente cree que llevar un volumen de combustible 20 litros menor que los demás influirá mucho en el consumo de gasolina/diesel a lo largo de un año. Está claro que lleva una correlación directa, cuanto menor peso, menor fuerza hay que realizar para conseguir un determinada velocidad. Pero seamos realistas, ¿Cuántos euros podrán ahorrarse? Por 10 euros, tal vez 15, no merece la pena jugar con fuego.

Me refiero a jugar por una sencilla razón, ¿Qué efectos tiene sobre el motor evitar llevar apurando el tanque de combustible prácticamente hasta la reserva? O incluso hacer uso de la misma.

Motivos por los que no se debe circular con la reserva de combustible

Dependiendo del vehículo, el chivato de la reserva salta a un número de litros muy bajo, bajo o incluso, alto. Aunque los ordenadores de abordo ahora informan en todo momento de lo que queda para finalizar el depósito, no muestran totalmente la imagen fiel de la realidad. Siempre hay un margen de cálculo aproximado, basándose principalmente en los datos recopilados anteriormente.

Lo primero que hay que realizar, por tanto, es calcular de forma aproximada cual es la capacidad a la que salta el pilotito dichoso de un surtidor en el cuadro de instrumentos en la mayoría de los casos. Esto permitirá saber si avisa con bastante antelación o si, en cambio, el coche pide a gritos un surtidor que le alimente.

Cuadro de instrumentos con testigo de gasolina encendido

Una vez descubierto, si el vehículo detecta con mucha tardanza la necesidad de repostaje, se está ante la peor situación. Nunca debería verse este testigo encendido.

El combustible, por muy bien que haya sido refinado, siempre posee impurezas que se posan en el fondo del tanque. Estas partículas, al no haber suficiente cantidad de hidrocarburos, terminan colándose en el motor. Esto, a la larga, puede provocar una serie de averías que seguro que suman un coste mucho mayor de lo que se ahorraba uno al cargar con unos litros menos.

A través del filtro de combustible, hay elementos de pequeño tamaño que van adhiriéndose a las cabezas de los inyectores, lo que va formando una capa perjudicial que afecta a la vida útil de los mismos. Con el tiempo, esta película puede acabar por gripar estos componentes, produciendo una avería que obligará a pasar una visita por el taller, habiendo de pagar una cantidad bastante elevada.

Por ello, es imprescindible evitar este tipo de conductas. Tal y como dice el dicho, es mejor prevenir que curar. Esta técnica no conlleva la realización de grandes esfuerzos. Únicamente hay que observar con mayor detenimiento el volumen total restante del depósito y hacer el esfuerzo de rellenar el tanque con más litros cada vez que se pase por la gasolinera. Se evitará ir con una mayor frecuencia y se reducirá la posibilidad de enfrentarse a una de las averías más importantes.

Archivado en Combustible, Consejos de conducción, Curiosidades, Mantenimiento
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Echedey dice:

    Estoy sufriendo esto ahora mismo, noto pérdida una acusada pérdida de fuerza en mi motor, y todo pinta a inyectores ya que la bomba fue puesta a punto el año pasado. Piso a fondo pero la potencia llega al rato y de repente, como si estuviera tupido u obstruido y le llegara la inyección del combustible de forma irregular. Volkswagen Caravelle T4 2.4D

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion