Qué síntomas hay detrás de una avería en el sistema de frenos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Sistema de frenos cermicos

Los frenos convencionales es una de las partes del vehículo que mayor confianza deben transmitir al conductor. A fin de cuentas, se puede ir muy rápido pero si no se tiene la tecnología adecuada para frenar el vehículo, mal vamos. En Freno Motor ya pudiste ver hace unos meses lo importante que era para un deportivo disponer de los carísimos frenos cerámicos. Hoy, en cambio, toca hablar de algo mucho más general, el funcionamiento de los frenos que puede incorporar cualquier coche.

Como mecanismos de frenada, no se busca hacerse ilusión a cualquier otro asistente a la frenada o a inventos que se hayan viralizado en el pasado sino más bien a cuáles son los síntomas del fallo de los mismos. A veces, conseguir atajar el problema mucho antes de que haya muestras evidentes puede hacer ahorrarte unos cuantos euros y sobretodo, no arriesgar tu vida ante un posible accidente evitable. Así pues, ¿qué nos dicen los frenos antes de sufrir una avería?

Síntomas que pueden anticipar una avería en el sistema de frenada

Disco de freno al rojo vivo (2)

A continuación se mostrarán algunos de los síntomas que pueden provocar, al medio y largo plazo, una avería mucho más seria que si se interviene ahora para eliminar la anomalía. Qué diferentes situaciones pueden darte si notas que el pedal del medio no funciona igual que siempre:

  • Demasiada presión sobre el pedal: Este síntoma podría servir de ejemplo en otras situaciones de la vida cotidiana. ¿Qué ocurre cuando no funciona el mando a distancia? Primero intentas ejercer más presión con el botón. Esto es igual, si está demasiado duro y no obtienes una frenada parecida a la que estás acostumbrado, lo más seguro es que las pastillas de freno estén muy deterioradas. Puede ser también, pero con una menor frecuencia, que el disco o la pastilla se hayan roto.

  • Tacto demasiado blando al pisar el pedal: Puede ser señal inequívoca de que exista una fuga en el líquido del sistema o que incluso las pastillas hayan sufrido un deterioro prolongado. Es muy importante acudir al taller en cuanto se tenga conocimiento del problema para evitar situaciones peligrosas en la carretera.

  • El coche emite un ruido de rozamiento al frenar: Puede deberse a varias causas. Por un lado, tras llover, las pastillas quedan mojadas y hay unas cuantas frenadas en las que podría chirriar a consecuencia del secado de las mismas. De la misma forma, también pueden emitir ruido si llevan pocos kilómetros a sus espaldas.

  • Notar un temblor al pisar el pedal del freno: Puede deberse a que hay algún componente del sistema de frenado que no está bien sujeto o está roto. El problema también puede que se derive de los neumáticos, los cuales no estén del todo alineados. En cualquier caso, la visita al taller será necesaria para comprobar cuál es el verdadero problema.

A fin de cuentas, el sistema de frenado de un coche es la pieza fundamental para evitar un accidente. Por ello, es muy importante respetar el kilometraje en el que se deben sustituir las pastillas de freno así como revisar periódicamente todos los reglajes para comprobar que funcionan correctamente y asegurarnos de que en el futuro no fallarán.

Archivado en Averías, Funcionamiento, Seguridad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs