Esto es lo que ocurre si acoplas la potencia del Tesla Model S en un coche de carreras

COMPARTIR 0 TWITTEAR

electrico

No hay ninguna duda, la electricidad ha demostrado ser igual, o incluso más eficaz que la energía extraída de los combustibles fósiles que tenemos en la movilidad actual. Tener un muscle car de 700 CV de potencia o la innovación de los motores V8 de las principales marcas europeas está muy bien, pero… ¿Qué decir de lo que ha conseguido Tesla en menos de un lustro?

Esta compañía ha adelantado a todos por la derecha en un segmento que parecía sacado del futuro. Pocos modelos salían y, los que lo hacían, tenían precios prohibitivos y dejados para una mejor vida. ¿Qué es lo que ha ocurrido ahora? Fabricantes y preparadores están indagando en esta nueva tecnología.

¿Cómo se decide promocionar los motores eléctricos en el mundo de la competición? A través de propuestas como la Formula E o monoplazas como el dragster que os detallamos hace un tiempo. Ahora, un vehículo alternativo increíble ha saltado también a escena tras dejar atrás uno de los deportivos por antonomasia en la industria, el TenOne.

TenOne, el coche de carreras eléctrico que se ‘zampaba’ Porsche 911´s

Más allá de las estratosféricas cifras, es destacable ver lo que sucede en la pista. Pese a que de entrada sabe ya uno que no tiene rival nunca se imagina de que la competencia es irrisoria desde el primer momento, quedando relegada únicamente a los momentos previos de la carrera.

De hecho, es ponerse el semáforo en verde y desaparecer entre el chirrido y la columna de humo que sus gomas genera. ¿El motivo? Un ligerísimo cuerpo combinado con una instalación mecánica propia de la marca de moda, Tesla Motors.

Este preparador, aficionado al montaje de este tipo de vehículo, creyó ver la posibilidad de equipar una de estos trenes de potencia de los que está en la parte trasera de la berlina por antonomasia de la empresa de Palo Alto. El Model S sustituiría el cuerpo del sedán por uno que cacería de plazas traseras y cualquier otro elemento de comodidad y lujo.

Tan solo era necesario un simple puesto de pilotaje y un par de pedales para dejar escapar toda la fuerza de empuje. Así fue, el Model S modificado y convertido en el TenOne dejó atrás al mismísimo Porsche 911 a la mínima de cambio.

No se sabe qué versión era pero sabiendo las bestias que hay en este tipo de concursos, podríamos aventurarnos que se trataba, de al menos, la versión Turbo, la más potente de por aquel entonces en la versión del 996.

Archivado en Potencia, Preparaciones, Tesla Model S
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos