Anuncios de coches clásicos que estarían prohibidos hoy

COMPARTIR 0 TWITTEAR

SIMCA 1000 corre seguro

No amigos, esa imagen que veis no es un montaje ni apología a la velocidad, ni mucho menos. Es un trozo de un cartel con el que SIMCA anunciaba su SIMCA 1000 de una manera que hoy día, estaría censurado en España precisamente por apología de la velocidad. ‘Seguro que le gusta correr. Ahora corra seguro’. Increíble, sencillamente increíble que por aquel entonces, ésto fuera normal. Muy normal de hecho, mira la galería de imágenes y veras lo que te tengo preparado.

Hoy en día, el automóvil es un producto casi imprescindible. La sensación de libertad que otorga, las necesidades de desplazamiento, el estatus… es un producto de consumo masivo a pesar de que no es precisamente barato. Todo lo contrario que por aquel entonces, dando comienzo a finales de los 50 una explosión en el auge del automóvil y su habitual visión por las carreteras, a pesar de la poca oferta que había.

Por supuesto, la educación vial no existía como tal y todo se regía un poco por el sentido común, algunas normas que podía acarrear multa o reprimenda (si, reprimenda) y poca cosa más.

Sin límites de velocidad hasta 1974

SIMCA 1000

Con este cartel, también de un SIMCA 1000, me he reído bastante. Al menos hay que reconocer que tenían gracia. El tema es que poner ‘A 140 por hora’ hoy día es motivo de multa y con toda seguridad, de privación de libertad. Vamos, que irías a la cárcel como te descuides. Pero hay algo que mucha gente no sabe, hasta 1974 no había límite de velocidad para turismos en carretera. ¿Os lo imagináis? a fondo a los mandos de un Citröen 8 o, porque no, de un SIMCA 1000 rallye (me encanta ese coche) y sin que nadie te diga nada.

El problema viene cuando piensas en las carreteras de la época, en la formación de los conductores españoles y en la conciencia que se tenía en cuanto a seguridad en el automóvil, entonces te recorre un escalofrío por la espalda y empiezas a tener un miedo terrible a poner en práctica ciertas cosas. Además, la típica imagen de toda la familia en el coche, con el techo increíblemente copado de bultos camino de playa es absolutamente real, y no se tenía la misma consideración que hoy a la hora de colocar los bultos para que el reparto de pesos sea acertado.

Los coches de aquellos años, entre los 50 y los 80, pueden ser muy bonitos, entrañables y muy ‘apetecibles’ en según que caso, pero no eran precisamente coches que se pudiera decir seguros y no nos olvidemos de las carreteras, la señalización, las ruedas… vamos, que la imposición de los límites podrían considerarse hasta acertada en un país donde no había educación y ni conocimientos aplicables a la conducción.

Creación de la DGT y la llegada de los límites

SEAT 850 Especial

En 1959 se creó la DGT, la Dirección General de Tráfico, poniéndose en marcha toda una serie de medidas y normas para el buen convivir en las carreteras, porque en definitiva es eso, convivir y poder salir con seguridad a los desplazamientos. Las normas son imprescindibles para la convivencia, es indiscutible. Pero los límites tardaron en llegar.

Fue en 1974 cuando se estableció el primer límite de velocidad en carretera para turismos: 130 km/h. Pero no era por motivos viales o de seguridad, sino por la crisis del petroleo. Dos años más tarde, en 1976, se volvió a cambiar el límite por una segunda crisis del petroleo hasta los 100 km/h, que duró hasta 1981, cuando llegaron los actuales 120 km/h, 130 km/h desde el día 1 de enero de 2015 en según que tramos y condiciones.

No obstante, hay cosas que es necesario analizar o al menos, comentar. Existe un informe en el que dice que en 2003, hubo 500 victimas mortales más que en 1976, pero en aquel entonces, había 200 vehículos por cada 1.000 habitantes y en 2003 había 600, el triple. Las estadísticas están ahí y el incremento de accidentes no es proporcional al incremento de coches…

Dejemos esas cosas a un lado, ahora no son importantes y disfrutar de los anuncios que tenéis en la galería de imágenes, merecen mucho la pena. Anuncios de una época en la que el coche no se veía como ahora, sino como un síntoma del cambio que se estaba produciendo en España, donde la libertad estaba por encima de todas las cosas.

Para cerrar, unas preguntas. ¿Volveríais a las normas de antes de 1974, sin límites de velocidad, en la sociedad actual? ¿Volveríais a publicar anuncios como éstos, o la picaresca terminaría con las marcas pagando ingentes cantidades de dinero en cada accidente?

Archivado en Publicidad, Seguridad vial, Velocidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion