APWorks crea una motocicleta hecha a base de la impresión 3D con un material patentado

COMPARTIR 0 TWITTEAR

APWorks

Pese a que las cadenas de producción con cientos de robots y personal sigue siendo la principal forma de fabricación, la impresión 3D se antoja como una de las principales soluciones que podrían llegar en los próximos años.

Hoy día todavía es pronto para conocer a ciencia cierta que esta producción es el futuro en la industria pero la creación de algunos prototipos producidos íntegramente por máquinas especializadas en la producción 3D ya han sido posibles. Buen ejemplo de ello fue el deportivo producido hace unos meses, el cual mostraba un diseño poco convencional pero con unas prestaciones dignas de un gran deportivo.

Ahora, una moto diseñada basándose en el mismo estándar, toma el relevo. APWorks es la empresa que ha tomado la iniciativa para la fabricación de este curioso vehículo de dos ruedas. Tan solo se fabricarán un total de 50 unidades por lo que si estás interesado este es el mejor momento para hacerte con una de las unidades limitadas.

Light Rider, la moto producida con impresión 3D

Light Rider

El diseño 3D no es ajeno a la actualidad y por ello, gran parte de los modelos existentes bajo esta tecnología incluyen también motorizaciones eléctricas. El motor eléctrico está unido a un conjunto de baterías de litio con objeto de dotar al vehículo de una autonomía aceptable en base a los estándares actuales.

APWorks, con capital del fabricante de aviones Airbus, creyó que la principal ventaja debía estar en el peso. De ahí el curioso y original diseño del cuadro de la motocicleta. Finalmente han sido solamente 35 kilogramos los que suma encima de la báscula. Eliminando el conjunto de baterías y demás, la estructura tan solo pesa 6 kilogramos, convirtíendola en una de las más livianas del mercado.

¿Cuál es el secreto? Scalmalloy, un material creado por la empresa y que tiene, por supuesto, patentado. A efectos legales, no podrá ser usado por ninguna otra compañía, lo cual le permite tener una ventaja competitiva en el mercado de las motocicletas poco convencionales.

La motocicleta cuenta con una autonomía máxima de 60 kilómetros, dependiendo del uso y de las exigencias del piloto que la conduce. A su vez, es capaz de acelerar hasta los 80 km/h en menos de 6 segundos, cifras que demuestran buenos tiempos respecto a la competencia.

Además, otra de las ventajas de este original producto es la posibilidad de intercambiar las baterías, lo cual permitiría al poseedor aumentar la autonomía hasta los 120 kilómetros. El mecanismo de sustitución es similar al que está presente en muchas bicicletas eléctricas por lo que se podría cambiar unas por otras en unas pocas maniobras.

Como podrías imaginar, el precio es poco tentador. No es competitivo pero es que tampoco parece ser que el mercado le guarde un gran hueco en el mercado del vehículo clásico. Ante esta situación, ¿merecerías la pena invertir nada más y nada menos que 50.000 euros en una motocicleta de este tipo? Habría que pensarlo bien pero, a priori, no parece ser una gran idea.

Cabe recordar que por 20.000 euros menos uno puede tener acceso a la gama más alta de la compañía más gloriosa del mercado de las dos ruedas, Harley-Davidson.

Archivado en Diseños futuristas, Impresión 3D, Motoristas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion