Armstrong Phaeton de 1896, el híbrido revolucionario se subasta más de un siglo después

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Armstrong Phaeton 1 (2)

Tenemos la concepción de que los vehículos híbridos son una tendencia creciente dentro del mundo del automóvil desde hace un par de décadas pero lo cierto es que desde hace muchos más años se inventaron tecnologías híbridas que no tuvieron el éxito que sí que han tenido los vehículos con motor de combustión.

Los vehículos híbridos y eléctricos existen desde hace más de un siglo pero no han conseguido la popularidad que deberían merecer. ¿Recuerdas el primer vehículo en superar los 100 km/h? Era eléctrico y dicho récord se registró en 1899, era el ‘La Jamais Contente‘. Este no fue el único modelo que llamó la atención de la sociedad de aquel entonces. Un vehículo más tecnológico estaba basado en una motorización híbrida que combinada la potencia generada por la gasolina y por la electricidad. ¿Qué cualidades tenía y por qué está siendo subastado en este momento?

Armstrong Phaeton de 1896, el vehículo visionario de tecnología híbrida sale a subasta

Armstrong Phaeton 3

Hay que hacer énfasis en la época de la que estamos hablando, siglo XIX aún. Cuatro años antes de entrar al siglo XX salió a la luz el proyecto Armstrong Phaeton. Se trataba de un vehículo con dos filas de asientos que incorporada una tecnología inaudita hasta ese momento, la hibridación. El modelo en cuestión será subastado el próximo 10 de marzo y desde Bonhams, casa de subastas que ha subastado entre otras piezas el Aston Martin aparecido en Spectre o el automóvil más caro del mundo, se piensa que la puja final estará entre los 175.000 y 275.000 dólares.

¿Por qué tiene tanto valor? Obviamente el paso del tiempo influye. Únicamente que disponga de un estado de conservación excepcional aporta un valor añadido al automóvil pero además de ello, ¿qué puede influir? Su extraña tecnología empleada para el transporte. El Armstrong Phaeton es todo un visionario. Es como si se hubiese adelantado más de un siglo a su tiempo para dar con una tecla que podría garantizar un parque automovilístico sostenible.

Armstrong Phaeton 2

Bajo las dos filas de asientos se sitúa el propulsor de dos cilindros y de 6.5 litros. Por otro lado, hay un dínamo que se encarga de asistir a unas baterías con el objetivo de tirar del motor de arranque y proporcionar el sistema de alumbrado para su circulación en horas de oscuridad. A modo de curiosidad, el modelo en cuestión no dispone de embrague puesto que no es necesario para el funcionamiento del vehículo.

Pese a que en aquella época no podrían pensárselo, el automóvil tiene la capacidad de tolerar varios tipos de combustibles tales como el gas natural o la gasolina, pudiendo ser también la energía eléctrica su fuerza de movimiento. Por otro lado, si creías que la frenada regenerativa del Toyota Prius era toda una innovación, te han engañado bien. Este modelo de finales del siglo XIX ya la incluía con el objetivo de mejorar la autonomía del modelo.

Habrá que esperar solamente tres días para descubrir si finalmente el mejor postor sabe valorar el verdadero valor de un vehículo adelantado a su tiempo. Y tú, ¿pagarías en torno a 200.000 dólares por tener en tu garaje un automóvil prácticamente inservible para el día a día? Mientras pasan estas horas, en este vídeo puedes descubrir qué otros secretos esconde el ‘artefacto’.

Archivado en Coches híbridos, Históricos, Subastas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs