En China ya tienen su modelo “low cost” de un coche fabricado con una impresora 3D

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Coche eléctrico chino

No me acuerdo muy bien cuando escuché por primera vez el término impresora 3D y las grandes posibilidades que estas podrían ofrecer a la hora de fabricar nuevos objetos. Desde entonces, este tipo de tecnología está cada vez más presente en multitud de sectores, desde la construcción, la sanidad, o incluso la industria aeroespacial. Es más, muchos creen que podría incluso llevarse a los hogares, permitiendo a los consumidores imprimir cualquier cosa, desde ropa hasta repuestos para aparatos domésticos.

El mundo del motor no ha sido ajeno a esta innovación, y probablemente recuerdes coches fabricados con impresoras 3D, como el Urbee y el Strati, cuyo chasis e interior también estaban fabricado de la misma forma. Sin embargo, estos coches jamás fueron creados pensando en la posibilidad de su comercialización en masa.

Pues bien, desde China nos llegan las primeras imágenes del primer coche fabricado con una impresora 3D pensado por y para su comercialización a un precio mucho más que asequible.

Su nombre es Shuya, y detrás de este proyecto se esconde la empresa tecnológica Sanya Si Hai, la cual presume de que su fabricación se realizó en tan sólo 5 días. Lo que no tenemos muy claro es cuánto ha costado exactamente su fabricación, ya que según qué fuentes, se barajan cifras que oscilan entre los 700 y los 1.600 euros. De todas formas, estos datos nos indican que su precio de venta será realmente bajo.

¿Pero es un coche que merece la pena?

Coche feo fabricado en China

De acuerdo, ya hemos visto que estéticamente el Shuya es más feo que los bajos de cualquier vehículo que circula por nuestras carreteras, y que parece el diseñado siguiendo el boceto de un niño de 5 años, pero a pesar de su aspecto es posible que realmente sea un coche que merezca la pena adquirir atendiendo al bajo precio que se le presupone. Así que salgamos de dudas.

Como se puede observar, se trata de un pequeño vehículo biplaza, sin techo, con unas dimensiones de 3,50 metros de largo y 1,50 metros de ancho, de modo que su perfil es eminentemente urbano.

Su peso también es muy contenido, alrededor de los 500 kilos, debido a que el principal elemento para su construcción es el plástico reforzado, que es ocho veces más ligero que el material empleado en un vehículo convencional, por lo que también contribuye al ahorro de energía.

Muy bien, tenemos entonces un vehículo descapotable biplaza ideal para la ciudad, el sueño de muchos amantes del motor. Pero ahí acaba todo, porque para poder desplazarse, el Shuya emplea un motor eléctrico con batería recargable que alcanza una irrisoria velocidad máxima de 40 km/h, lo que se antoja bastante escasa.

El primer modelo fabricado se ha podido ver recorriendo las calles de la provincia china de Hainan durante su presentación, y por lo que se ve, sus creadores están muy orgullosos de su producto. Personalmente, dudo mucho que este producto salga más allá del mercado nacional chino, pero quien sabe, tal vez dentro de algunos años tengamos que ir despidiéndonos de las tradicionales fábricas de montaje.

Archivado en Actualidad, China, Coches eléctricos, Impresoras 3D
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion