El primer coche que frena a base de iPhone 4s y 5s, ¿qué resultado tiene el experimento?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

iPhone Brakes

Todos los días aparecen pruebas en internet en las que se prueban numerosas locuras. En el apartado de automóviles, hemos podido ser testigos de gymkanas brutales donde el peligro siempre ha estado presente. Precisamente hoy, está viralizándose un vídeo en el que está involucrado un Porsche 911 de la serie 996. Si además de este deportivo aparecen unos cuantos modelos de Apple que son usados como un elemento de seguridad, la historia de a continuación se pone interesante.

Estamos de acuerdo en que los iPhone han contribuido al desarrollo de la vida cotidiana de muchos de nosotros pero, ¿Sería capaz de salvarte la vida? En una situación más que poco probable y, con el ingenio aportado por las personas que aparecen en el vídeo, ¿podrías utilizarlo en caso de quedarte sin frenos de camino al taller?. Te invitamos a que le des al play y disfrutes con este experimento alucinante.

iPhone 4S y 5S siendo usados como frenos en un Porsche 911

El vídeo, el cual apenas lleva rondando por la red desde ayer, muestra la dureza y resistencia de modelos de la marca de la manzana. Para ello, han elegido un Porsche 911 del año 2002. Para que cupiesen los móviles, se tuvo que recurrir a la sustitución de los originales por unos del modelo Turbo ya que son más grandes por la necesidad de parar un coche que alcanza velocidades de infarto. Una vez que se dio cabida a los terminales, se pasó a la acción.

Así, el experimento consistía en la realización de tres pruebas de frenado. En la primera parte, el coche debería detenerse a las 20 mph (32 km/h). En el segundo y tercer intento y, si todo continuaba en orden, se procedería a la realización de la frenada a las 40 mph y 60 mph, es decir, 65 km/h y 97 km/h respectivamente.

Finalizada la primera tanda, se puede comprobar como el disco de freno está rayado a consecuencia de la fricción entre éste y las pastillas de freno rellenas de iPhone. Sin embargo, cumple su función y se detiene tras un corto espacio de tiempo. De todos modos, ver esa imagen de la rozadura ya da un mal presagio acerca del aspecto que podrían presentar los dispositivos en los siguientes intentos, los cuales son más agresivos con los móviles.

En la segunda parte de la prueba, se lleva a cabo una frenada que parte de los 65 km/h. En este caso y, dada la mayor necesidad de fuerza, en los últimos metros comienza a salir fuego desde la rueda delantera derecha. La energía cinética generada provoca que se incendie, teniendo que hacer empleo de un extintor que habían traído para la ocasión los protagonistas por el alto riesgo de incendio. Aún así, en esta segunda barrida también se consigue parar al vehículo con este sistema.

Finalmente, en la tercera y última serie, el intenso olor a iPhone quemado seguro que no pasaba desapercibido. Se puede observar como piloto y copiloto se apresuran a salir corriendo una vez que se ha detenido el coche para apagar el posible fuego que posiblemente habría como en la segunda prueba. En cambio, únicamente algún que otro foco de humo se hace visible, sobre todo en las ruedas del eje delantero.

¿El resultado final? Algunos iPhone sí que tenían algún que otro componente que funcionaba mientras que otros estaban completamente destrozados pero básicamente, ninguno ha salido bien parado del experimento. Así que si alguna vez se te pasa por la cabeza algo similar, piénsatelo dos veces antes de usar tu iPhone como pastilla de freno y sino, puestos a innovar, mejor usar este innovador sistema de frenado, el freno de Torricelli.

Archivado en Apple, Porsche 911, Seguridad, Vídeos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs