D.Throne, el juguete definitivo para los hijos de padres ricos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

D.Throne siendo reparado

Pagar por un juguete así 3.000 dólares, unos 2.752 euros, no es algo baladí. Quiere decir mucho hacia qué sector está especializada la compañía D.Throne, de procedencia surcoreana con un estilo refinado y vanguardista.

Sabiendo lo definido que está su público objetivo, no es de extrañar que este producto cuente con las medidas de seguridad más estrictas del mercado y el empleo de materiales elegidos exclusivamente bajo una selección muy exhaustiva. Ahora bien, ¿por qué un ‘ricachón’ debería escoger este vehículo para sus hijos?

El D.Throne muestra el porqué de ese precio y cómo sería capaz conquistar a tus hijos

Este automóvil de juguete con tintes de clásico es, sin duda alguna, una de las apuestas que más tirón está ganando entre las familias adineradas. Cuenta con una serie de características que llaman la atención tanto a padres como hijos y es que 3.000 dólares exigen calidad.

Según afirma la propia compañía, este modelo cuenta con energía suficiente como para transportar tanto uno de los padres como su hijo/a ya que cuenta con batería suficiente como para llevarlo a cabo. En términos estructurales, posee un peso que gira en torno a los 200 kilogramos por lo que no habrá problema alguno de rotura por un sobreesfuerzo.

De hecho, a modo de suavizar las imperfecciones del terreno, cuenta con un sistema de suspensión trasero que permite mejorar el confort a la hora de desplazarse. Del mismo modo, dispone de un diferenciar en la parte trasera para mejorar la entrega de potencia del motor eléctrico.

D.Throne conduciendose

Una de las cualidades que más llama la atención del esta especie de clásico para niños es su autonomía. Tendrá un rango bastante amplio, que va desde las 3 a las 7 horas dependiendo, como ocurre en estos casos, de los requerimientos de potencia que se hagan. Así pues, podría llegar a extender el kilometraje hasta un total de 77 kilómetros, distancia que podría cubrirse en varios días.

Tal y como podrás imaginar, un juguete de estas características exige al comprador la capacidad para poder elegir entre varias opciones. Así pues, el cliente podrá diseñar desde la madera a utilizar con tintes incluidos hasta el color del cuero del interior.

De hecho, a modo de anécdota, es llamativo un dato relativo al ostentoso príncipe heredero de Dubai; recibió una unidad que tenía 2.000 cristales de Swarovski alojados en varios lugares del juguete, ¡una auténtica locura!

El chasis, por último, ofrece una base fabricada en aluminio con el objetivo de contener el peso para lograr una mayor autonomía y por sus cualidades de resistencia. ¿Qué más se puede pedir?

Desde la compañía se afirma que no tienen problemas para buscar clientela. Al fin y al cabo, es un producto exclusivo y que cuenta con el empleo de los mejores materiales del mercado.

Archivado en Diseños, Lujo, Niños
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion