La historia de un estrepitoso fracaso: El Pontiac Aztek

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Vista frontal del Pontiac Aztek Rally de 2004

El Pontiac Aztek se considera como el mayor fracaso de ventas de la historia de General Motors, además de uno de los coches más feos del mundo, y razones no le faltan. Este engendro nacido de las entrañas de Pontiac sale a la luz gracias a un cúmulo de infortunios de dirección, y gracias a una entrevista que los chicos de Road&Track le hicieron recientemente a Bob Lutz, ahora sabemos un poco más acerca de como llegó al mercado.

Durante el desarrollo, despropósitos

Por aquel entonces, el prototipo del Aztek de 1.999 no apuntaba tan mal. Las proporciones del SUV eran correctas y estaba generando mucha expectación a su alrededor. A finales de la década de los noventa, General Motors recibía muchas críticas por su escasa innovación, por no sacar nada fresco al mercado, y se decidió cambiar eso de modo que el 40% de los nuevos productos del grupo debían ser “innovadores”.

Vista frontal del prototipo del Pontiac Aztek

Eso desencadenó una moda en el interior del departamento que para nada involucraba a los posibles clientes, sino que simplemente todo lo que parecía radical o extravagante recibía el visto bueno, lo que trajo una conducta de trabajo en la que todo el mundo agachaba la cabeza y nada se ponía en común porque una única persona lo quería de una manera específica.

El encargado de desarrollo de producto en ese momento era Don Hackworth, un hombre de la vieja escuela que su idea de liderato eran los gritos y las intimidaciones. Don se obsesionó con el Aztek hasta tal punto que no aceptaba ningún comentario negativo del producto ya que el estaba convencido de que el Aztek se convertiría en un éxito y que dejaría a todo el mundo con la boca abierta. Tal era su convencimiento, que todo aquel que realizaba comentarios criticando algo era automáticamente expulsado del equipo.

Bofetón de realidad

Tampoco se tuvieron en cuenta los estudios de mercado. Varios modelos de GM vieron la luz a pesar de que los estudios de mercado no creían en la viabilidad del producto. Pero el caso del Aztek fue extremo, quedaba último en todas las encuestas, incluso los encuestados llegaban a decir que no lo aceptarían ni como un regalo. Pero Don Hackworth rechazaba los estudios: “Que c****** sabrán esos tipos”, se limitaba a decir.

Vista trasera del Pontiac Aztek Rally de 2004

Cuando Bob Lutz vio el Aztek por primera vez en el salón de Detroit, creyó que se trataba de una broma. No se podía creer que un grupo de profesionales del mundo automotriz pudiera haber hecho algo tan mal. Mucha gente en el mundo del motor no sabe que los vehículos tienen una imagen. En su mentalidad de ingenieros, si un producto tiene más propiedades que el de la competencia va a ser mejor, pero no es así como piensa la gente. Eso es otro de tantos errores que se tomaron en el desarrollo del Aztek.

Por supuesto, el fracaso comercial del Pontiac Aztek fue colosal, pero aun así, cuando Bob Lutz hablaba con la gente al mando del proyecto, estaban orgullosos de ello. Estaban orgullosos de como había ido el desarrollo, orgullosos de haber cumplido con los objetivos internos y orgullosos de haber llevado un calendario ajustado. Consideraban al Aztek como el mejor proyecto en el que habian trabajado para General Motors, pero lo decían con lágrimas en los ojos. No concebían como algo tan “bien hecho” en términos técnicos suponía el desastre comercial más grande de sus carreras.

Archivado en Diseño, Fracasos, Pontiac, Pontiac Aztek, SUV
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion