Un Honda Civic de segunda mano escondía un compartimento secreto para esconder droga

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Honda civic

El mercado de ocasión ha ido ganando cada vez más terreno al del vehículo nuevo. Políticas como la gerencia o el kilómetro cero hacen que se obtengan grandes descuentos sobre el precio original. Como resultado, muchas personas deciden hacerse con estos automóviles y ahorrarse una buena cantidad teniendo como coste de oportunidad sacar del concesionario el coche nuevo a estrenar.

Sin embargo, donde realmente se mueve el mercado de segunda mano es la compraventa entre particulares. En Freno Motor ya ha podido ver qué es lo que hay que revisar al hacerse con un coche usado. Además, se ha realizado un completo análisis para ver qué es importante y que no cuando se trata de comprar un automóvil particular. Ahora bien, ¿uno acaba siendo tan exhaustivo en todo el proceso de revisión? Esta historia hará que te tomes mucho más en serio todas las fases de una compraventa.

La historia del Honda Civic del año 1994 con escondrijos para la droga

Honda Civic altavoz

En esta vida, hay quien decide transportar la droga a la luz del día sin ni siquiera buscar un camuflaje y otra que consigue encontrar huecos realmente difíciles de detectar para las fuerzas del Estado e introducir ahí las sustancias prohibidas. El protagonista de esta historia podría, obviamente, estar dentro de este segundo grupo de malhechores.

Hace unos días, una persona anónima llegó a un acuerdo con otra para hacerse con un Honda Civic del año 1994. Como buen vendedor, le resaltó que el automóvil no disponía de sonido en la parte trasera puesto que los altavoces del equipo de sonido no funcionaban.

Sin embargo, ¿qué ocurrió cuando fue a echar marcha atrás con los intermitentes puestos? Del altavoz situado en la parte derecha surgió un pulsador que daba acceso a un compartimento creado para guardar cualquier clase de cosas. Como no puede tratarse de otra manera, se cree que no sería nada dentro de la ley o sino, para qué esconderlo en un lugar tan poco habitual.

¿Cuál es, por tanto, la moraleja que se puede extraer de este caso particular? Es imprescindible revisar con el máximo detalle posible cada rincón del automóvil. Una vez en posesión del comprador, cualquier responsabilidad terminará recayendo sobre este si el vehículo esconde algo que está castigado por la legislación.

Este ejemplo sirve a la perfección para explicar qué riesgos puede entrañar el hecho de preferir el mercado de ocasión al de venta directa al fabricante. Obviamente, en este caso en particular, el nuevo propietario no podía hacerse con uno nuevo por su elevado precio para su presupuesto y por ello decidió hacerse con el modelo del año 1994.

Por otro lado, basta decir que si ves alguna ganga navegando por la red, puede que se trate de una estafa o de un vehículo que se ha visto enfrascado en algún acto alejado a los límites de la legalidad. Por otro lado, si ves que te piden un dinero por adelantado, ¡rechaza esa búsqueda de inmediato! Se trata, por supuesto, de una estafa que se lucra de aquellos que confían demasiado en el vendedor y que acaban ingresando unos euros en una cuenta bancaria desconocida.

Archivado en Compraventa, Drogas, Segunda mano
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion