¿Quieres dar a conocer tu marca? Una forma de hacerlo es destrozando un Porsche 911 SC

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Porsche 911

Si eres nuevo en el mercado lo primero que hay que hacer es dar a conocer la marca. Es más, sino es la empresa de nueva creación la que se integra y promueve el conocimiento de sus productos entre los consumidores y su público objetivo, es difícil que se obtenga una rentabilidad. Es cierto que hay empresas que ya poseen una reputación considerable y que, por tanto, deban emplear menores partidas de presupuesto al marketing por tener una cartera de clientes con una fidelidad alta.

En cambio, para llegar a ese punto es necesario posicionar el producto. La mejor señalización es el precio pero además, es frecuente el uso de medios de publicidad que generen ‘ruido’ en la sociedad. De esta forma, se va gestando una idea de qué es lo que se produce y cómo se produce. Si la marca no tiene una cuota de mercado alta o es pequeña, la estrategia de diferenciación en la publicidad es básica para obtener beneficio. Así, se considera indispensable que un anuncio publicitario sea rompedor y que choque con lo establecido.

Por tanto, si se une a lo anterior una relación con el sector del automóvil, se puede predecir un futuro nada optimista de esta acción de a continuación. En este caso, claramente, han roto el corazón de todo amante de la histórica Porsche en unos pocos segundos, los suficientes para dejar caer sobre un clásico una pieza de cemento con forma de bolsa. Sí, he dicho bolsa de las que te dan cuando compras una camiseta o un pantalón.

Polémica acción publicitaria de Rag & Bone

Después de haberte quedado atónito con lo que acabas de ver, es lógico que quieras pasar unos segundos antes de querer continuar. Es duro ver como tras unos instantes desde que aparece el clásico, cae de la nada una más que dura pieza de hormigón sobre la carrocería. Obviamente, ni hace 50 años ni hoy se hubiese podido librar cualquier coche de terminar como lo ha hecho este Porsche. La unidad en cuestión pertenece a la edición SC que estuvo en la línea de producción entre los años 1978 y 1981.

Los principales instigadores de este ‘crimen’ para todos nosotros son Marcus Wainwright y David Neville, precursores de la marca Rag & Bone, los cuales quieren entrar de lleno en el mundo de la moda. De acuerdo que, como marca, van a conseguir expectación. Es algo disruptivo, destrozar un vehículo con tanta historia a cambio de dar a conocer la ropa que comercializan es algo que no ocurre todos los días.

Sin embargo, vale que no es lo mismo, pero se podría haber escogido algún otro modelo un tanto menos llamativo. Pero, ¿por qué es tan grave esta destrucción? Es una versión más de la mítica saga Porsche 911. Dejando a un lado que no está entre los más rápidos del mundo, es una auténtica pieza de museo. Disponible con un motor que según el año de fabricación correspondía con 180-204 CV, debía desenvolverse bien por su contenido peso. Tampoco son los más valorados pero esta no es la mejor forma de descontar una unidad más de las fabricadas en la década de los setenta.

Archivado en Clásicos, Históricos, Porsche 911, Publicidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs