El conductor de un Mercedes Clase M la toma con un Rolls Royce Ghost, ¿por qué motivo?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Rolls Royce Ghost

A lo largo del día, un sinfín de historias ocurren alrededor del mundo y es difícil que todas ellas queden retratadas en vídeo. Sin embargo, hay otras muchas en las que sí que hay alguien detrás a punto para coger su teléfono móvil o cámara y captar el momento. En Freno Motor, pese a que nos gusta sobre todo hablar sobre curiosidades y aspectos actuales de los fabricantes, es necesario también mostrar algún que otro accidente para concienciar o bien por lo curioso que nos ha parecido.

El vídeo de hoy muestra las imágenes de como un conductor, bajo los efectos del alcohol, se sube a los mandos de un Mercedes Clase M y decide embestir a una de las berlinas más lujosas del mercado, el Rolls Royce Ghost, la versión sedán del Wraith. Por lo cruel de las imágenes, es necesario que te prepares pero eso sí, no pierdas detalle porque en una misma secuencia aparecen dos diferentes ‘besos’ del SUV premium de la firma de la estrella. ¿Cómo habrá quedado la berlina media de la firma británica?

Impactos del Mercedes Clase M al Rolls Royce Ghost

Las anteriores imágenes tuvieron lugar en Doha, Qatar. Más en concreto, pertenecen al hall de uno de los hoteles más lujosos de la capital del país asiático. Obviamente, un Rolls Royce Ghost sigue sin pasar desapercibido para los aparcacoches pero sabiendo que hay muchos otros más exóticos, pierde un poco de glamour. El Mercedes, en cambio, sí que desciende del cielo y se convierte por estos lares en un SUV más en la meca del lujo.

La presencia de estos dos modelos no debería viralizarse bajo cualquier circunstancia y únicamente está siendo posible tras lo ocurrido esta semana en el recinto. Todo comenzó cuando una persona, la cual no estaba en condiciones por haber bebido más de la cuenta, decidió montarse en el todoterreno y pasearse por los aledaños de la entrada. De hecho, puede observarse como algunos huéspedes y trabajadores huyen al interior por el peligro de atropello al que están exponiéndose.

Tras una serie de maniobras ineficientes a causa de los estragos del alcohol, consigue el que, a priori, era su objetivo, dirigirse directamente hacia la berlina de representación de forma intencionada. Así pues, tras un primer golpe en casi toda la aleta, consigue dar la vuelta para embestir, por una segunda vez el Rolls Royce.

Como no podría ser de otra forma, pese a la robustez que presenta la carrocería del modelo británico era prácticamente imposible que saliese indemne de tales golpes. El paragolpes delantero es el que parece que termina más castigado, desprendiéndose parcialmente del resto de la carrocería. Mientras tanto, el SUV también acaba con toda la parte delantera dañada sin saber datos en referencia a fallos mecánicos. Pese a ello, todo parece indicar que el radiador no habrá tenido un buen desenlace.

Los motivos no han salido a la luz pero sí que es cierto que el conductor kamikaze fue detenido y se enfrente a algo más que a una simple multa económica y es que a decir verdad, podría haber causado la muerte de alguno de los presentes si finalmente llega a atropellarles.

Archivado en Accidentes, Alcoholemia, Vídeos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion