La palabra “haiga” existe, y es gracias a los coches

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Haiga

Me encontraba yo tranquilamente revisando las redes sociales en un momento de esparcimiento cuando y casi como de costumbre, me encontré con el típico meme (no se si llamarlo meme realmente) que pretende darnos unas clases de ortografía. En él figuraba el título ‘los 7 pecados capitales del ortografia’ y señalaba una serie de faltas que hacen sangrar los ojos entre las que se encontraba la palabra ‘haiga’.

La verdad es que sí, es una palabra que usada para decir ‘haya’ es horrendamente dolorosa, pero siempre he creído que ‘había’ era un vocablo popular para los coches grandes y ostentosos, así que me puse a buscar un poco, no sea que mi enfermedad automovilística me estuviera jugando malas pasadas. Y cuál ha sido mi sorpresa, que no solo es un vocablo popular, sino que además, está aceptado por la RAE como un españolismo para referirse a un coche grande, lujoso y ostentoso. Un españolismo es, para quien no lo sepa, un término o palabra que es propia del español de España, sin uso o de uso limitado en otros países hispanohablantes. Vamos, que es una expresión que ha surgido del pueblo y se ha establecido su uso como norma general principalmente en España.

Para conocer el origen del término haiga, tenemos que irnos a la Guerra Civil, al término mismo de ésta, cuando el país estaba en ruinas y la gente salía adelante como podía. Una época en la cual, los trapicheos estaban a la orden del día y el famoso estraperlo hacía ricos a muchos que tenían la audacia para lograrlo. El problema es que, a pesar de tener dinero, seguían siendo tan analfabetos y tan carentes de estudios como el primer día, a lo que había que sumar el ansia por demostrar a los demás que se tenía dinero. Algo muy español por otro lado eso de restregarle al vecino lo que uno tiene.

Haiga americano

Los nuevos ricos los llamaron en una mofa para burlarse de ellos todo sea dicho, los típicos ricos ostentosos, que tienen que demostrar a toda costa su poder adquisitivo a los demás y que mejor para hacerlo, que comprarse un coche cuando el resto del mundo no podía. Pero además tenía que ser un coche que dejara a las claras que no era barato, ‘el más grande que haiga’ decían al parecer, aunque también se comenta que la palabra era ‘el más caro que haiga’ o ‘el mejor que haiga’ que para el caso, es lo mismo. Así es como pedían estos adinerados paletos el coche cuando acudían al concesionario. Y que conste que paleto no es un insulto, un paleto es aquel que tiene poca educación o escasa formación cultural y no tiene buenos modales.

Evidentemente y como en España somos como somos, la palabra ‘haiga’ se quedó como un vocablo, más bien despectivo, para definir a los coches grandes y lujosos, la gran mayoría de origen americano ya que eran los más grandes, caros y ostentosos que había en el exiguo mercado nacional. Es por eso, que normalmente un haiga es un modelo americano, sobre todo de la época de los 40 a los 50, ya que fueron los años de producción de estos coches que tanto ansiaban los nuevos ricos españoles.

No está claro el origen geográfico de la palabra. Unos dicen que se comenzó a usar en Madrid debido a las anécdotas que se contaban para ridiculizar la incultura y el origen plebeyo de los nuevos ricos que llenaron sus arcas con la guerra. Otros dicen que su origen está en Andalucía. No obstante, también hay quien dice que la palabra viene de Asturias y de los ‘Indianos’, aquellos que se marcharon a las américas con la guerra y volvieron a tierra patria con los bolsillos llenos (supuestamente), aunque no he encontrado nada que confirme su origen real.

Fotografía de un haiga

Sobre estos últimos hay otra historia que asegura otra cosa sobre el origen de la palabra. Los Indianos cuando volvían a casa, tenían que hacerlo con mucho dinero y totalmente triunfadores, fuera verdad o no. Como es lógico, muchos volvían con lo puesto pero contaban toda clase de historias sobre lo que había dejado allí, como una finca o un coche enorme y potente. La finca no se la pueden traer, pero el coche si, aunque fuera muy complicado y caro. El problema es que el coche nunca llegaba y estos para defenderse decían que era porque la escasez de gasolina y que ‘ya lo traeré cuando haiga gasolina’.

Y así, para terminar, otro posible origen de la palabra ‘haiga’ son los aldeanos, que cuando comenzaron a ser algo más que simples y pequeños agricultores, aseguraban ‘yo me voy a comprar el coche más grande que haiga’, por lo general los Dodge de Barreiros o algún americano.

Así que amigos, haiga sí existe, está reconocida por la RAE, algo que no sabía, y se refiere a un automóvil ostentoso de gran tamaño.

Archivado en Clásicos, Historia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs