¿Demasiado tiempo libre o pasión por el Mercedes 300SL Gullwing?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Mercedes 300SL Gullwing

Cada una de las marcas con una cierta trayectoria dentro del mundo del motor posee algunos modelos insustituibles pese a que los ciclos de la tecnología y las innovaciones los van dejando cada vez más alejados de la eficiencia. Estos iconos de la industria van transfiriéndose de padres a hijos y todo lo que les rodea. En el interior de una de las compañías más longevas del sector, Mercedes, siempre va a haber un hueco para el histórico 300SL Gullwing o conocido también como ‘Alas de Gaviota’.

Ahora, 52 años después de que saliese de la factoría de la compañía la última unidad fabricada, un seguidor del clásico ha querido hacer su propia creación a una escala mucho más pequeña que la original. Además, lo ha hecho utilizando piezas de LEGO, la empresa de piezas montables. Sería apropiado, aprovechando la ocasión de la similitud del artículo, recordar que actualmente se está jugando la puesta en producción de un BMW M3 E30, por lo que únicamente habría que acceder aquí y votar.

Mercedes 300SL Gullwing de LEGO diseñado con el más mínimo detalle

Puede que en un primer momento la imagen exterior te decepcione un poco. Sin embargo, habrás cambiado de opinión conforme hayas seguido el vídeo, ¿verdad? Es increíble la ‘tecnología’ que incorpora pese a ser simplemente una réplica de juguete a escala. Dejando a un lado el diseño de la carrocería, el cual puede entenderse por las formas irregulares que poseen cada una de las piezas, lo cierto es que incluye una serie de detalles que pueden contrarrestar este apartado.

En primer lugar, no se pasa por alto el sistema tan característico de apertura de las puertas. Así pues, en este ‘Alas de Gaviota’ hay un mecanismo de cierre manual que evita la apertura sin tener que quitar un seguro. Pese a que parece una operación muy simple, se observa como acoplar las piezas no ha debido ser una tarea fácil.

A efectos dinámicos, varias son las características que acercan este modelo más a un coche de radiocontrol que a una simple figura de LEGO fija. Dejando la lado el motor y la transmisión, de los cuales se hablará un poco más adelante, este vehículo destaca por disponer de un sistema de frenos y suspensiones que no pueden dejar a nadie indiferente. En más de una ocasión, el creador de esta ‘criatura’ demuestra, a través de la presión ejercida con su mano, lo efectivos que son los amortiguadores delanteros y traseros. Además, tras desmontar una ruedas practicables, se observa como los frenos tienen su propia funcionalidad.

En relación, ahora sí, al propulsor y a la caja de cambios, no esperes mucha eficiencia pero sí mucho entusiasmo. Sorprende que pueda tener varias relaciones según la marcha que quiera llevarse, logrando ir hasta en cuarta velocidad. Eso sí, apenas alcanzará unos pocos kilómetros por hora.

Esta podría considerarse como una de las mejores creaciones que se han producido a raíz de una figura de la conocida marca de juguetes montables. Esperamos que este mítico deportiva a pequeña escala siga rodando durante mucho tiempo por el suelo de las aceras, patios o cualquier otro espacio que no ponga en peligro su integridad.

Archivado en Clásicos, Mercedes 300 SL, Piezas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion