Porsche 550 Spyder, el coche maldito

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Porsche 550 Spyder

Yo soy de los que piensa que algunos coches tienen un sentimiento y un cariño especial hacia su dueño, si este le trata con mimo y le hace todo el mantenimiento. El coche se siente querido y rara vez te dejará tirado. Hay casos de gente que ha vendido su coche en perfectas condiciones y una vez que lo tienen el otro dueño empieza a dar problemas por todos los lados como si el coche no quisiese cambiar de dueño.

Han sucedido varios casos a lo largo de la historia, pero el caso más espeluznante es el del Porsche 550 Spyder del actor James Dean, con el que tuvo un fatal accidente y perdió la vida en el. El día del accidente, el Little Bastard de James Dean impactó contra un Ford Custom Tudor y perdió la vida de camino al hospital. A partir del accidente empezó la historia negra de ese Porsche maldito.

La historia cuenta que cuando se intentaba trasladar el Porsche 550 Spyder, el conductor del camión murió aplastado por el mismo coche, aunque esto es más bien leyenda. Más tarde, el coche se vendería a un preparador de coches. Al recibirlo en el taller, el coche cayó encima de uno de los mecánicos partiendo las piernas a uno de sus mecánicos. El propietario del taller, decidió llevar el Spyder a despiezar.

Estado del coche

Una vez que el coche estaba despiezado, un piloto compró el motor para emplearlo en su coche de carreras, y el día que lo estrenó se mató con él. El que compró la transmisión sufrió un grave accidente y el que compró las ruedas otro tanto de lo mismo.

Viendo el estado en el que quedó el coche no estoy muy seguro de que que se pudiesen aprovechar muchas piezas de este deportivo alemán de media tonelada y 110 cv que para la época era una máquina. Este vehículo acabó siendo una leyenda, debido a que su propietario era un joven actor que prometía y todo esa fama efímera se vino abajo en el momento de su fallecimiento.

Archivado en Accidentes, Coches malditos, James Dean, Leyendas, Porsche 550 Spyder
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Agustín García dice:

    Curiosamente la muerte de Dean no fue por culpa suya, parece que el estudiante que conducía el Ford iba con exceso de velocidad y aparentemente bebido y se lo llevó puesto en un cruce que en aquella época era un punto negro.

    Respecto al coche, actualmente se conservan varias partes de él, entre ellas una sección de capó posterior convertida en escultura que ha alcanzado precios desorbitados en varias subastas.

  • Pablo Pérez dice:

    Cierto, no fue culpa de Dean. De copiloto iba su mecánico y no se mató y el conductor del otro coche solo se rompió la nariz y se dislocó un hombro. Lo de siempre, el que no tiene culpa la palma.

  • Ricardo Botín dice:

    Tengo la impresión de que a James Dean se le ha sobrevalorado en exceso como actor. Tal vez sea por su prematura muerte, lo que le ha elevado a la categoría de mito sin apenas poder dar muestras de su calidad interpretativa. Respecto al “Little Bastard”, yo añadiría una anécdota algo inquietante: nada más recibir su coche, se encontró en un restaurante con Alec Guinness (el Obi-Wan Kenobi de Star Wars). Al ver aquel automóvil, el inglés sintió un estremecimiento antes de advertirle a James Dean de que aquel coche terminaría por matarlo. Y una semana después, sufrió el accidente en el que perdió la vida.

  • Pablo Pérez dice:

    Ser un rebelde en los años 50 era como ser el nova mas, pero sí, estaba sobrevalorado. Muy buena la anecdota. Otra curiosidad es que el coche de serie no tenía cinturones de seguridad y el día antes del accidente se los puso, pero no le sirvió de nada….

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos