El rebufo, una peligrosa técnica de conducción eficiente

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Coches a rebufo

La moda de la eficiencia energética está creando extraños comportamientos al volante que para algunos se convierten casi en una filosofía de vida. Un movimiento que cada vez atrae a más seguidores es el de los hypermilers: aquellos conductores que se esfuerzan en realizar una conducción económica y eficiente por encima de cualquier otra premisa.

Los hypermilers

Wayne Gerdes junto a un coche

Su afición, en muchas ocasiones, termina por transformarse en obsesión, ya que no se conforman con realizar los consumos de combustible homologados por el fabricante. Lo que más desean es batir ampliamente en carretera los records de homologación en rodillos de pruebas (en donde no existe rozamiento del aire). Y para ello emplean un sinfín de técnicas de conducción eficiente.

El gurú del movimiento hypermiler es Wayne Gerdes, que ha batido varios récords Guiness a la conducción con menor consumo de combustible. Es tal su maestría en esto de gastar poco carburante, que hasta varios fabricantes de coches le han contratado para que enseñe a sus ingenieros diversas técnicas de maximización.

Yo mismo tuve el privilegio de participar hace años en una prueba de hypermiling patrocinada por Audi. La misma consistía en obtener el menor consumo posible con un Audi A3 TDIe. Creo recordar que el consumo homologado del mismo era de 3,9 litros. Tras un recorrido en el que había que entrar y salir constantemente de una autovía costera sin carriles de aceleración, subiendo y bajando cuestas constantemente, me quedé a casi un litro del consumo homologado. Por más que me asé de calor con el climatizador apagado –además de aburrirme como una ostra sin radio y circulando a 70 kilómetros por hora–, no conseguí vencer en la prueba.

El peligroso rebufo en carretera

Dos camiones a rebufo

El problema de los hypermilers es que para rebajar los consumos no solo cambian sus hábitos con el acelerador o la caja de cambios, sino que suelen conducir tratando de obtener la menor resistencia aerodinámica. Por lo tanto, puede ser que en un momento dado plieguen los espejos para ofrecer menor resistencia a la marcha; o que se coloquen a rebufo de un camión para que este les sirva de pantalla y les vaya apartando el aire que frena su desplazamiento.

Pero no solo son los hypermilers los que buscan el rebufo para ahorrar combustible. O mejor dicho: uno de los trabajos en los que más hypermilers afloran por necesidad es el de los transportistas. Desde que el precio del combustible se puso por las nubes, los camioneros han tratado de contrarrestar estos aumentos en sus costes con una conducción más eficiente. Y por eso es muy habitual encontrar a varios camiones que circulan a velocidades muy similares y completamente pegados entre ellos. De ese modo, el primer vehículo del convoy le va quitando el aire al resto, con lo que el motor no tiene que trabajar a un régimen tan alto.

Coger el rebufo es una costumbre peligrosa e ilegal. El Código de Circulación –así como el sentido común– nos obliga a mantener siempre una distancia de seguridad suficiente para no impactar contra el vehículo que nos procede, en caso de que este se vea obligado a frenar de golpe. Y si nos pegamos a un camión para que nos quite el aire estamos poniéndonos en peligro, ya que en caso de un frenazo no tendremos tiempo suficiente de reacción y con toda seguridad nos estrellaremos contra él.

Archivado en Conducción eficiente, Hypermilers, Rebufo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Agustín García dice:

    Lo de los convoys de camiones de la misma empresa cogiendose rebufo está empezando a ser un problema importante. Yo ya me he encontrado con varios en carreteras nacionales, no autovías, y te tienes que jugar el pellejo para adelantarles, porque encima circulan a una velocidad muy superior a la que tiene permitida por ley.

    Un saludo.

    • Ricardo Botín dice:

      Lo peor de todo es que ese tipo de empresas les ordenan a sus conductores que lo hagan para ahorrar combustible. Pero luego nunca reconocen haber dado esa orden, en caso de que tengan que asumir la responsabilidad por un siniestro.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion