Remi Gaillard lo ha vuelto a hacer, una broma casi le cuesta un disgusto a un taxista

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Remi Gaillard

Pese a ser mundialmente famoso y se perseguido por los cuerpos de seguridad de varios países por los revueltos que ha generado allí por donde ha pasado, todavía hay gente que no sabe nada de él y ni siquiera le reconocería si le viese por la calle.

El taxista protagonista de las imágenes no olvidará jamás la escena que estuvo a punto de provocarle un ataque al corazón de no ser porque apenas duró unos segundos. Todo comenzó con el bromista francés Remi Gaillard, el cual pidió un taxi para que le dirigiese a un parking cualquiera de la ciudad. Sin tener por qué sospechar nada raro, el taxista aceptó la ubicación y decidió acercarle, ¡a fin de cuentas es su profesión!

Lo que no se esperaba era lo que estaba a punto de vivir instantes después de llegar al lugar fijado por el cómico.

Una broma que podría haber causado una tragedia

¿Qué harías tú si te vieses inmerso en la situación en la que se ha estado el taxista? Imagínate que un hombre, con una apariencia más o menos normal -dejando a un lado el sombrero mafioso-, te pide que le traslades a un sitio un tanto extraño. Las dudas habrían comenzado, ¿verdad?

Por si fuese poco, ves que te dice que te esperes un momento y que ahora volvería. Aquí…algo no huele muy bien, ¿no? ¿Qué más podría pasar en esta extraña escena? De repente, un hombre vestido con traje y cargando un maletín típico de hombres de negocios aparece de la nada y crees ver que se conocen, él y tu cliente.

Lo que parecía un simple intercambio de una bolsa se convierte en un tiroteo, bueno, más bien, en un asesinato. Llegados a este punto, ¿Qué se te podría pasar por la mente? Engranar la marcha atrás y acelerar a fondo, recoger de nuevo al asesino o quedarte petrificado podrían ser alguna de las tres posibles respuestas.

Instintivamente, sabiendo que la muerte sería el más probable resultado por haber sido testigo del asesinato, lo más lógico sería escoger la primera de las opciones. Tal y como le ocurre al taxista que presenció la imagen, no te pararías a pensar en si la puerta está abierta o está cerrada, simplemente mirarías hacia atrás y pisarías el pedal derecho hasta el fondo, buscando, a las primeras de cambio, poder enderezar el coche y salir de aquel infierno.

Es completamente lógica la reacción del autónomo. La reacción del conductor del Mercedes ‘Shooting Brake‘ tal y como podría decirse si fuese de actual generación sería lo que escogería la gran cantidad de personas que buscarían aferrarse a la vida por encima de enfrentarse al asesino. Ahora bien, ¿hasta qué punto deberían permitirse este tipo de acciones que pueden llevar al extremo a las víctimas?

No es la primera vez ni seguro que será la última. El idilio de Remi Gaillard con los coches se remonta a sus tiempos de disfraz de caracol, su radar de fotógrafo o su fantástico kart de la saga de videojuegos Mario. ¡Parece que aún habrá Remi para rato!

Archivado en Bromas, Francia, Taxis
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs