Sale a subasta un Rolls-Royce camuflado por Pininfarina con el nombre Hyperion

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Rolls-Royce Hyperion 6

Pininfarina es conocido por todos como uno de los carroceros con mayor prestigio en el mercado. Es famoso por diseñar la carrocería de la gran mayoría de los modelos que salen de la factoría de Maranello y con el logotipo del Cavallino Rampante. No obstante, a veces reciben pedidos especiales que afectan a algún modelo en concreto, como es el caso de la unidad protagonista de hoy. En un principio se trataba de un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupe pero un millonario se gastó más de cuatro millones de euros en modificarlo a su antojo para disponer de una unidad de lo más exclusiva.

El resultado, como ves, es bastante diferente al vehículo original. De hecho, dejando a un lado que conserva el logotipo original de la compañía británica, la calandra es lo único que podría asemejarlo con la imagen inicial. Fue bautizado con el nombre Hyperion y se presentó en el Pebble Beach Concours d’Elegance del año 2008. Han pasado ocho años de aquello y ahora busca un nuevo propietario. La subasta comenzará en los 1.730.000 euros, ¿logrará superar el valor inicial que tenía cuando se produjo?

Rolls-Royce Hyperion, el modelo Rolls-Royce que pasó por manos de Pininfarina

Rolls-Royce Hyperion 10

Desde cualquier perspectiva se puede ver la diferencia del modelo diseñado por el carrocero respecto al original. En la parte frontal, únicamente gracias a la calandra y la anchura total se puede descifrar que se trata de un Rolls-Royce. Tanto el faldón que recorre toda la parte delantera como las ópticas son de nuevo diseño, adaptadas a las exigencias del primer propietario del vehículo.

En el lateral y la parte trasera es donde, quizás, se puede observar el mayor número de modificaciones. Comenzando por la estructura, si antes poseía habitabilidad para 4 personas, pasó a ser un biplaza. ¿Los motivos? Se desconocen pero lo que es seguro es que las dimensiones se volvieron un tanto desproporcionadas. En la parte trasera, una final línea sustituyó los pilotos que presentaba el Drophead Coupe original.

Rolls-Royce Hyperion 1

A favor de este modelo está el material empleado en el diseño de la carrocería. Se hizo uso de la fibra de carbono por lo que el peso es mucho más reducido que el que presenta cualquier otra unidad de las fabricadas bajo el logotipo Rolls-Royce. Visto desde el lateral, se puede observar como el diseño hace un claro guiño a modelos del pasado de la firma.

Uno de los aspectos que mantienen vivo el espíritu de la compañía británica es la apertura de las puertas al estilo tradicional. De delante hacia atrás, ofrecen una entrada al habitáculo digna de uno de los buques insignia de la firma en la actualidad.

Rolls-Royce Hyperion 3

En el interior, todo sigue igual. Salvo la excepción de la reducción del número de asientos disponibles, el modelo cuenta con todo lo necesario que podría esperarse de cualquier otro Phantom. Materiales de la mejor calidad y pieles exclusivas forman parte de un interior como pocos existen en el mundo.

Esta unidad está actualmente en Dubái, una de las cunas de superdeportivos y modelos dignos de las mejores colecciones privadas del mundo. ¿Logrará colarse en alguno de los garajes más espectaculares? Aún habrá que esperar unos días, momento en el que será subastado para pasar a manos de un nuevo propietario. El precio de partida son 1.730.000 euros, ¿logrará al menos alcanzar los 4,5 millones que costó al primer poseedor de esta pieza de museo? Será el momento de ver si modificar el diseño de la unidad original ha servido para ganar exclusividad o depreciación.

Archivado en Descapotables, Pininfarina, Subastas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos