Prueba Ford Ranger 2.2 Duratorq, motor, comportamiento y conclusiones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Prueba del Ford Ranger 2.2 diésel

Tras analizar el Ford Ranger estéticamente, he tardado un poco en traeros esta segunda parte, pero tengo mis motivos. Necesitaba recapacitar sobre las sensaciones que ha transmitido el Ford Ranger, pensar en como encauzar el texto; hay que hacer las cosas con calma porque deciros que me lo pase de miedo dando saltos por el monte sería poco profesional. Además, cuando nos disponemos a escribir algo sobre un coche, sobre todo cuando lo hemos estado probando, es necesario pensar las cosas dos veces y tener en cuenta que nuestros comentarios, podrían influenciar en la compra del modelo probado y sin embargo nuestro objetivo es simplemente informar y hacer una análisis del modelo destacando sus virtudes, pero también sus defectos, o al menos, los que tenga desde el punto de vista del probador, porque es posible que desde el tuyo, esos defectos sean virtudes.

Así que tras pensar y haber recapacitado largo y tendido, vamos a contaros como fue la prueba. Una prueba que ya os adelanto tuvo sus momentos divertidos, muy, divertidos, con otros de auténtico canguelo.

¡Cañonero…!, ¡cañonerooo!

Prueba Ford Ranger diésel 150 cv

No se si vosotros os acordaréis de un capítulo de los Simpson, donde Krusty el payaso es contratado para promocionar un todo terreno con una canción muy pegadiza que decía:

“¿Sabes decirme quién tiene tracción a las 4 ruedas, Huele a chuletón y tiene asientos para 35?

¡Cañonero! ¡Cañonero!

Avanza muy despacio sin pisar el acelerador. Es el todoterreno promocionado por un payaso.

¡Cañonero! ¡Cañonero!

La comisión federal de autopistas advierte que el Cañonero es inseguro para conducción por autopista o ciudad.

¡Cañonero!

10 metros de largo, 2 carriles de ancho. 58 toneladas de orgullo americano.”

Bueno, pues éste no huele a chuletón, ni tiene asientos para 35, ni mide 10 metros de largo, pero una vez te pones al volante, si parece ocupar dos carriles de ancho, medir 10 metros de largo y pesar esas 58 toneladas de orgullo americano, porque no olvidemos que estamos hablando de un Ford, de una marca 100% americana.

Los primeros kilómetros de la prueba fueron por el negro y duro asfalto y además, por ciudad. Aquí es donde la canción del Cañonero te viene a la cabeza. Es ancho y como el capó está muy horizontal, lo tienes muy a la vista e incremente la sensación de anchura y de longitud. Da la impresión que no cabrá por la calle a la que te diriges, que no podrá girar en la curva que tienes más adelante y para más inri, que no entra en el carril y que vas ocupando parte del contrario.

Lo destacable es que es solo eso, una sensación, porque luego el Ranger gira bastante bien, entra por todos los sitios y su longitud no resulta ningún problema. ¡Ojo! no resulta ningún problema si hacemos las cosas con cabeza y con tranquilidad, si nos tiramos en los giros como si fuéramos en un turismo es muy posible que terminemos llevándonos un susto porque el Ford Ranger tiene unos neumáticos con muchísimo perfil que unidos a su alto centro de gravedad, no juegan en tu favor cuando se trata de ir rápido, mucho menos cuando se intenta tomar rápido curvas cerradas.

Por otro lado, esa altura y esos neumáticos con mucho perfil hacen que el pick up de Ford sea bastante cómodo, sin que apenas se noten los baches, pudiendo pasar los dichosos badenes a velocidad respetable y con un control total de lo que ocurre gracias a que vas sentado muy alto y puedes ver muy lejos. Comentar que no me gustó el tacto del pedal del freno en su primer recorrido. La sensación era esponjosa y daba la impresión de no frenar como es debido, aunque luego se detenía sin problema alguno.

Destacar los sensores de aparcamiento traseros y la cámara de visión trasera, que proyecta sus imágenes directamente en el espejo interior. Permite apurar muchísimo, las imágenes son muy claras y al estar proyectadas sobre el espejo interior, permite no tener que mover la cabeza en exceso para verlas.

Propulsión, 4×4 y 4×4 con reductora.

Prueba Ford Ranger 2.2 Duratorq

Salimos del asfalto y nos adentramos en caminos de tierra más o menos rotos. Suerte que vivo en la sierra de Madrid y los caminos de tierra abundan, así que me fui a uno cercano que ya de paso me sirvió para probar como se comporta el Ford Ranger por carretera, y poco que decir. La altura a la que vas sentado potencia la sensación de velocidad y a 80 km/h parece que vas a 100 o 120 km/h, además, cuando llegas a las curvas, las suspensiones y los neumáticos nuevamente te recuerdan que coche llevas y no conviene forzar las cosas. Por otro lado, es cómodo, fácil de conducir y la sensación de seguridad es muy alta.

Pero lo interesante es adentrarnos en la arena, en los caminos de tierra donde este Ford Ranger debería destacar por encima de cualquier SUV. ¡¡Y vaya si destaca!! sobre todo con la tracción total conectada, porque tiene transmisión total conectable y además, posibilidad de reductora. Un mando giratorio, de pequeño tamaño, permite elegir entre la propulsión, la tracción total y la tracción total con reductora así que vamos a ir por partes.

Prueba Ford Ranger Limited

Propulsión

Con la transmisión a las ruedas traseras es perfectamente seguro, más teniendo en cuenta que son 150 cv, una cifra no demasiado alta. En caminos de tierra y con las ayudas desconectadas es muy divertido. Puede ir rápido sin que pierdas el control del coche, aunque la trasera, al tener un eje rígido y ballestas, resulta un poco rebotona. Puedes forzarle un poco para deslizar de atrás, pero hay que ser realmente bestia para meterte en un aprieto.

Tracción total

Si con la tracción trasera el coche es fácil, con la 4×4 conectada lo podría llevar rápido incluso mi hermano de 16 años, que nunca ha cogido un coche. Sigue resultando rebotón de atrás, pero ni tirando de freno de mano lo sacas del sitio. Es evidente que puedes ir más rápido que con la propulsión y con más facilidad.

Tracción total y reductora

En ese mando circular está la opción ‘4L’, que es la tracción total con reductora y antes de ponerla, tienes que cambiar el chip porque en las tres primeras marchas no sirven casi para nada cuando se trata de rodar de manera normal. Metes marcha, aceleras y cuando te quieres dar cuenta, el motor está cortando encendido y no han llegado ni a 30 km/h. Para que os hagáis una idea, en 5ª a fondo, no pasa de 60 km/h y con el motor girando casi a tope. Ahora, no importa donde te metas, sale casi de donde sea.

A ver, tengamos la mente fría y evitemos totalmente las trialeras, no es un TT extremo y es muy posible que su larga batalla te deje tirado.

Motor y conclusión

Prueba Ford Ranger 2.2 Limited 150 cv

Para terminar con esta prueba, he dejado para el final el motor, un 2.2 diésel de la familia Duratorq con 150 cv. Como podréis imaginar, no es precisamente una bala, pero se defiende. Además, el Ford Ranger no es un coche para correr, sino para tomarse las cosas con calma.

De todas formas, el Duratorq de 2.2 litros responde perfectamente sea cual sea la situación, da igual si es camino de tierra o asfalto. Empuja fuerte desde pocas vueltas, mueve el Ranger con cierta soltura y puedes estirarlo un poco más allá de las 4.000 rpm, aunque donde mejor responde es entre 1.500 y 3.000 rpm.

No es especialmente rápido acelerando, ojo con eso no nos confiemos. 150 cv para el Ford Ranger son justitos y quizá vendría bien mirar el motor de 3,2 litros de 200 cv y 470 Nm de par.

La conclusión final es que me gusta. Me lo he pasado bien, no ha gastado demasiado y además, cuenta con ciertos elementos como la cámara de marcha atrás que te hacen la vida más fácil. Por ponerle alguna pega, que las tiene pero a mi no me importan, es lo grande que resulta por ciudad, lo condicionado que está por su configuración en carretera y lo incómodo que resulta entrar y salir del coche.

Bueno, también está la pega de que hay que limpiarlo y con lo grande que es, tienes para rato. Algo que sabrán bien en GP Aunosa tras devolverles el coche…

Archivado en Ford Ragner, Pick up, Pruebas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos