Felipe Massa le saca todo el jugo al Jaguar C-X75, protagonista de Spectre

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Felipe Massa y Jaguar

Unir la saga de James Bond con el mundo del automóvil es sinónimo de espectáculo repleto de escenas con modelos que parecen sacados de la imaginación. Hasta ahora, siempre habían sacado automóviles que estaban en producción mientras que en esta última entrega el grupo Jaguar Land Rover ha creado uno para la ocasión. Ya sabíamos de su existencia pero aún no habíamos tenido la posibilidad de verlo al natural en vídeo, fuera de las cámaras del rodaje de la película.

Aston Martin dejó de ser el proveedor de los vehículos espectaculares, dejando el listón muy alto. Así pues, los diseñadores de Jaguar han tenido que emplearse a fondo para crear un modelo que cumpliese con las expectativas que se esperaban. Así es como nació el Jaguar C-X75, un concept que nació con alma de eléctrico pero que para la ocasión ha incluido un motor V8 de altas prestaciones. Ahora, tras el estreno a nivel mundial de la última entrega del agente más famoso del mundo, Felipe Massa ha sido el piloto que ha querido domar a esta bestia. ¿Lo habrá conseguido?

Felipe Massa se pone a los mandos del Jaguar C-X75

Con un poco de imaginación, se puede observar como guarda una cierta similitud con la familia Jaguar. Pese a tratarse de un superdeportivo, no busca poseer una carrocería semejante a la que sí que puede observar en modelos de la escuela alemana o italiana. Este modelo guarda un concepto más vanguardista que casa con el estilo británico sin perder ese tinte deportivo que lo caracteriza.

Pese a que se presentó en el pasado Salón de Frankfurt, se han realizado algunas modificaciones entre el modelo destinado a la película y la idea principal que posee como concept car. De este modo, pese a que en un principio dispondría de 4 motores eléctricos situados en cada una de las ruedas, finalmente se decidió que el modelo protagonista adquiriese el motor V8 de 550 CV de potencia que incorpora la versión R del F-Type. Obviamente, gracias a ello este coche transmite muchas más emociones y sensaciones pero si se hubiesen inclinado por la versión eléctrica, el BMW i8 gozaría de tener un competidor.

En cuanto a diseño es espectacular. Ya sea por las líneas de la carrocería, el color anaranjado o por las ópticas traseras futuristas, la verdad es que estamos ante un modelo que de pasar oficialmente a producción sería un perfecto competidor ante los Porsche 911 Turbo o los Lamborghini Huracan, entre otros. Pero claro, ver como lo domina el piloto de Formula 1, Felipe Massa, contribuye para verlo con mejores ojos aún si cabe.

Esta no es la primera vez que vemos a un piloto de la competición más prestigiosa del mundo del automovilismo ponerse a los mandos de un modelo con motor respetable. Hace unos meses, el recientemente coronado como campeón del mundo, Lewis Hamilton, dio una pequeña exhibición de drifting montado en un Mercedes Clase E 63 AMG. Únicamente queda decir que si dependiese de mí su puesta en el mercado sin tener en cuenta variables presupuestarias, el proyecto se iniciaría desde este preciso momento.

Archivado en Conceptos, Drifting, Películas, Superdeportivos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion