Si quieres fardar de coche que no sea llegando al corte como el Lambo del vídeo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Lamborghini

Uno de los motivos esenciales de la afición por el mundo de los automóviles es el sonido que muchos de ellos desprenden cuando se le acelera. De hecho, es uno de los inconvenientes de los coches eléctricos, los cuales no emiten prácticamente decibelios si no fuese por el que se emite por el rozamiento.

Los motores de gasolina tienen, entre otras ventajas sobre los diesel, que pueden soportar un régimen de revoluciones más alto por lo que el ruido siempre será mayor. Así pues, el corte de inyección se conseguirá si se pisa a fondo el acelerador sin necesidad de que esté en movimiento.

El protagonista del vídeo de hoy es un claro ejemplo de lo que no debe hacerse nunca si lo que quieres es disponer de motor por unos cuantos años. En las imágenes se ven varios Lamborghini Aventador pero en especial hay que fijarse en uno, el de color oscuro y que no para de llevar al límite la aceleración.

Lamborghini Aventador acelerando hasta la extenuación

Así pues, después de ver las imágenes se podría dilucidar una simple respuesta. No debe tener apuros económicos ni por asomo puesto que no tiene ningún cuidado a la hora de tratar el motor del superdeportivo más brutal de la firma del toro. Obviamente, si puedes mantener un coche como estos no te debe importar mucho que el motor a la mitad de su vida útil diga ‘basta’ pero aún así, este vídeo sirve de ejemplo para ver qué es lo que no hay que hacer en cualquier modelo.

Estamos acostumbrados a escuchar que siempre es bueno de vez en cuando subir el régimen de revoluciones para expulsar todos los restos que no son óptimos para el motor pero esto que acabamos de ver es excesivo. Lo único que se consigue es acortar exponencialmente la vida del enorme propulsor V12 de 6.5 litros.

Se desconoce el por qué de las chispas que salen directamente desde el interior del tubo de escape por lo que habría que disponer de más datos para llegar a la conclusión. Lo que sí que está claro es que si todas las chispas que salen del interior no son son ficticias por la instalación de un mecanismo a propósito, no durará muchos kilómetros antes que tenga que ir la grúa a recoger al coche y a su dueño. Esos fogonazos podrían indicar que el ‘corazón’ del coche podría estar desintegrándose por el rozamiento de algunas piezas.

Sin duda alguna, el propietario hará caso omiso de cualquier sugerencia por disponer del dinero suficiente para cambiar íntegramente el motor. Hasta que eso suceda, seguirá ‘fardando’ de deportivo con estela de chispas, algo que para nada envidiará a cualquier entendido, que lo verá como un sacrilegio producido sobre esta obra de la ingeniería.

Archivado en Aceleración, Inyección, Lamborghini Aventador, Vídeos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion