Se enfrentan los dos Nissan más radicales, ¿cuál se llevará el gato al agua?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Nissan Juke

En Freno Motor ya habrás podido ver duelos de todos los colores. Habrás podido saber que no siempre el mayor se come al pequeño o que a veces, los motores eléctricos superan a los de combustión. Así pues, lo bonito de las carreras de aceleración al estilo americano es que en muchas ocasiones el resultado es sorprendente e inesperado. De acuerdo que no en todas las ocasiones que haya un ganador se deba a que posee un mejor coche, pero sí suele producirse un paralelismo entre el vencedor y su mayor potencia frente al adversario.

De este modo, es un gran día para mostrar lo que debería ser la carrera de oro para los amantes de los coches japoneses. Nada más y nada menos que los dos modelos más radicales de Nissan se enfrentan en una prueba de aceleración para saber cual de los dos es más rápido. Pensarás que estoy hablando del GT-R convencional y del GT-R Nismo. Pues no, sorprendentemente, el segundo de los dos se enfrenta a una máquina brutal con poca explicación posible, el Juke-R 2.0. ¿Cuál crees que ganará? ¿Un deportivo preparado para este tipo de competiciones o tal vez, un SUV radicalizado pero que sigue teniendo un coeficiente arodinámico un tanto ineficiente? Veámoslo.

Drag Race entre Nissan GT-R Nismo y Nissan Juke-R 2.0

En el vídeo anterior se puede observar como la competición se engloba dentro de tres turnos. Así, es más eficiente que si únicamente fuese una prueba. Tras una serie de especificaciones, comienza lo que de verdad es importante, la fase de aceleraciones. Es importante destacar cómo se producen. No se ponen en la línea de salida parados, sino que lo hacen a una velocidad muy baja. Esto es importante porque, tal y como habrás podido comprobar, no guardan totalmente una distancia exacta, sino que más bien siempre hay alguno de los dos que está más adelantado que el otro.

En la primera serie de las tres que conforman el resultado final, el Nissan GT-R Nismo consigue la victoria. ¿Por qué? Bajo el capó posee el mismo motor V6 del convencional pero, esta vez, rindiendo 600 CV de potencia. Ello, junto a la tracción integral, provoca una explosión de fuerza que lo catapulta hasta los 100 km/ en poco más de 2 segundos, cifras similares o incluso inferiores a lo que puede costarle a un Ferrari LaFerrari o a un Lamborghini Aventador.

En la siguiente prueba, el Juke-R consigue pasar por la línea de meta en primer lugar. Se nota como el SUV radicalizado no es rival fácil para el superdeportivo. Con los 600 CV, consigue acelerar de ‘casi’ igual forma que Godzilla, sin embargo, el peso es un punto donde flaquea, por lo que el resultado es mucho más justo que anteriormente.

Por último, en la prueba que escatima el ganador final, el Nissan GT-R Nismo consigue imponerse frente al SUV sin mayores problemas. Es importante apuntar que en esta última prueba se puede observar como lleva una ligera ventaja en la salida y todos sabemos que, en este tipo de carreras, la diferencia inicial es vital para todo el desarrollo.

Archivado en Aceleración, Drag Race, Nissan GT-R NISMO, Nissan Juke
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos