El nuevo Opel Astra se ve obligado a someterse a una dieta de adelgazamiento

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Opel Astra

Los modelos deben renovarse cada cierto tiempo para adecuarse a las tendencias tecnológicas. De ahí los llamados restyling. En este caso, el turno le ha tocado al Opel Astra, el cuál se mostraba intacto desde su última actualización en el año 2012.

Cabe decir que esta modernización no llegará al mercado hasta el último trimestre de este año. ¿El motivo? La filtración de la información del restyle por parte de un medio de comunicación ha acelerado la aparición de las novedades con las que cuenta esta nueva versión del compacto alemán.

El principal cambio en el restyle es la obligada dieta de adelgazamiento

Opel Astra

Está claro que a nivel exterior, se han producido una serie de cambios que afectan tanto a la parte frontal como posterior. Las ópticas delanteras y traseras se rediseñan para ofrecer una imagen más juvenil y conforme a la oferta que tienen sus competidores, además de la inclusión por primera vez, de los faros con tecnología IntelliLux LED en un compacto. Pero lo que realmente ha sufrido más cambios es a nivel mecánico y especificaciones técnicas, aspectos que dejaban mucho que desear en la generación anterior.

Sí, obviamente, estamos hablando del peso excesivo que presentaba hasta ahora. Pese a contar con motores semejantes a la competencia en cuánto a potencia, esta debilidad provocaba que, en términos dinámicos, las prestaciones no se adecuasen a los estándares del segmento. Por ello, los ingenieros de Opel han tenido que emplearse a fondo para conseguir reducir entre 120 y 200 kilogramos el peso según versión que se escoja. Esta novedad garantizará una convergencia a los registros que marcan sus rivales en el segmento hatchback.

Gran culpa de esta reducción en pesaje de la báscula la tienen los motores que montará a partir de septiembre. Ahora se podrá escoger con un 1.0 Ecotec, con tres cilindros, turbo y 105 CV, un 1.4 Ecotec de 145 CV, presentados en París recientemente y una versión diesel 1.6 CDTi disponible en varios niveles de potencia, finalizando así la instalación del motor 2.0 CDTi para esta generación y reafirmando así, la apuesta definitiva por el downsizing.

Otro gran culpable de la disminución del peso son las nuevas dimensiones de la carrocería. Cinco centímetros son los que se reducen respecto a la versión que está actualmente en el catálogo. Así, de esta forma, acaba con la tendencia de continuo crecimiento que se producía con cada modelo que surgía en el segmento C.


Desde Opel parece que han entendido que las prestaciones no únicamente dependen del nivel de potencia, sino que además se tienen que tener otras variables en cuenta como el coeficiento aeroninámico (Cx) o el peso, entre otras. Actualmente, según datos oficiales de la web propia de Opel, el Astra tiene un peso comprendido entre 1.393 y 1.788 kilogramos, lo que corrobora la necesidad de una drástica dieta de adelgazamiento. Todo parece indicar que la mayor reducción de peso se centrará en las versiones que superan los 1.500 kilogramos. Está claro que no se pide el esfuerzo y exigencia de la categoría del Alfa Romeo 4C pero sí una adecuación al nivel del resto de competidores.

De esta forma, tras casi 4 años en el mercado vigente, el Opel Astra por fin se da un lavado de cara para asemejarse a las nuevas tendencias del mercado. Habrá que esperar al resultado final para ver si de verdad han hecho un gran trabajo o no han terminado de cumplir el objetivo propuesto.

Archivado en Compactos, Downsizing, Filtraciones, Opinión, Restyling
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion