¿Creerías que esta furgoneta tiene alma de Porsche? Parece mentira pero es así

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Porsche B32

Porsche, con el Cayenne, no es la primera vez que jugó a competir en nuevos mercados. Ya en 1985 decidieron que sería una gran idea contar con un vehículo de apoyo para el Dakar de ese año, en el cual competían con algunas unidades del Porsche 959 modificado para la conducción off road, no era un 911 SC todoterreno pero cumplía a la perfección con el cometido.

Para esa edición quisieron adecuar al terreno varias unidades de la histórica Volkswagen T3 como vehículos de asistencia y apoyo durante las diferentes etapas de la competición. Habiendo existido estrechos lazos entre ambas compañías germanas, era el medio de transporte más idóneo sobre el que ponerse a trabajar. El resultado final se denominó Porsche B32 aunque conserve los logotipos que la identifican como cualquier otra T3 de la actual líder del grupo VAG.

Sin determinación oficial de la marca, se especula que existen unas 20 unidades, todas ellas en manos de coleccionistas. Bajo ese montón de hierro hay guardados varios secretos, los cuales afectan a su motorización, rendimiento, diferencias con una T3 normal, etc. ¿Qué tiene de especial?

Porsche B32, furgoneta que se quedó en vehículo de apoyo para el Dakar 1985

Porsche B32 back

Salvo las llantas de color negro características del 944 de la época y algún pequeño detalle como el logotipo Carrera de la parte trasera son los únicos cambios a nivel estético que lo diferencial de la Volkswagen T3. Sin embargo, es en el interior donde realmente se observan las modificaciones llevadas a cabo por la firma de Stuttgart.

En primer lugar, bajo el capó se instaló un motor bóxer que rendía 230 CV, suficientes para mover con soltura una estructura que no llegaba a las 2 toneladas de peso. Eso sí, dicha potencia no hacía posible que la B32 alcanzase los 200 km/h por el pésimo diseño orientado a la aerodinámica, quedándose en una punta de 185 km/h, aunque a decir verdad, ¿a quién le importa si no necesitaría alcanzar dicha velocidad? La potencia era enviada al eje trasero gracias a una caja de cambios de cinco velocidades extraída directamente de un 911 SC.

Se emplearon numerosos cambios para facilitar una mínima puesta a punto para la conducción off road. Entre las principales modificaciones, se sustituyó el sistema de suspensiones por uno más rígido y se instalaron unos frenos acordes para la ocasión, provenientes todos ellos de la gama de Porsche de por aquel entonces.

Porsche B32 interior

A modo de curiosidad, en el interior podía verse la inscripción de la firma bávara en el volante, sacado, una vez más, de un 911 de la época. Pese a que no puede apreciarse en la fotografía, se añadió alguna que otra función con información de parámetros del motor para vigilar temperaturas y otras medidas con el objetivo de concluir sin problemas mecánicos cada una de las etapas de aquella edición de la mítica prueba de resistencia.

Finalmente, la B32 se quedó en una simple edición limitada que cumplió con la misión para la que fue preparada pero que no tuvo el visto bueno por parte de la compañía para una producción más allá de las unidades creadas para la ocasión. Poco más de veinte años después, esta versión está subiendo en cotización por ser una preparación oficial, existir pocas unidades y haber disputado, como vehículo de apoyo, el Dakar a mediados de los años ochenta.

Archivado en Competición, Porsche 959, Volkswagen Transporter
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion