Pequeña toma de contacto con el nuevo Renault Captur dCi 90 con cambio EDC

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Vista frontal del nuevo Renault Captur

Como bien sabréis, el fin de semana pasado estuvimos en la Renault Techno Experience, donde además de poder probar las Google Glass y conocer el concesionario Renault del futuro, tuvimos la oportunidad de probar varios modelos de la nueva gama de Renault para 2014. Si el lunes pasado os hablábamos del nuevo Renault Mégane, hoy toca hablar del Renault Captur, que estrena la nueva caja de cambios de doble embrague EDC de la firma francesa.

Lo más importante del nuevo Captur es la inclusión del cambio de nueva factura de Renault, el primer cambio de doble embrague para masas de un fabricante francés. Recordemos que el grupo PSA prefiere apostar por los manuales robotizados, y que el otro cambio de doble embrague para las masas es el famoso DSG del grupo Volkswagen. Pero del EDC hablaremos más adelante.

Lo primero que podemos decir es que como con el Mégane solo pudimos hacer una pequeña prueba de varios minutos en la ciudad de Barcelona, pero que nos sirvió para ver cómo se desenvuelve este nuevo SUV de Renault y qué tal funciona el cambio automático sobre un pequeño motor diesel de 90 caballos.

Vista trasera del Renault Captur

Hablamos del dCi 90, que es el único propulsor diesel que se oferta en este modelo. Se trata de un tetracilíndrico de 1,5 litros y que permite a este pequeño SUV moverse con soltura por la ciudad, que es su entorno preferido. Sus consumos son bastante contenidos, declarando 4,8 litros a los 100 en ciclo, 3,6 l/100 km en ciclo extraurbano y 3,9 l/100km en ciclo mixto.

Su motor no da para irnos de tramo, y su aceleración es realmente discreta, pues como buen diesel de pequeña cilindrada, tiene agilidad desde abajo, pero conforme va subiendo la velocidad pierde fuelle. El 0-100 km/h lo hace en 13,5 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 170 km/h. Estas cifras no están del todo mal considerando que en báscula declara 1288 kg.

A bordo del Renault Captur

A bordo del Renault Captur

El nuevo Captur está construido sobre la plataforma del Clio, y comparten gran parte de su interior. Los ajustes son correctos, aunque no tan buenos como los del Renault Mégane. La consola central agrupa en una forma ovoide los aireadores, sistema de infoentretenimiento, radio y sistema de climatización.

Lo más destacable es la innumerable cantidad de huecos y portaobjetos, con unos asientos traseros y maletero muy generoso, que cumplimentados con la gran amplitud interior hacen perfecto al Captur como coche familiar de batalla para llevar a los niños. Esto junto a las amplias posibilidades de personalización, pudiendo elegir inserciones en llamativos colores, harán del Captur un coche muy atractivo visualmente.

La visibilidad a través de las ventanillas es bastante buena, y su posición ligeramente elevada nos permite tener una visión del tráfico más amplia que aquellos que conducen coches más bajos.

Una de las mayores carencias en este modelo es el Stop & Start, que habría ayudado enormemente a reducir el consumo en ciudad. Es una tecnología que aún no está presente en ningún Renault con cambio automático, pero que esperemos que sea implementado en el futuro

El EDC de Renault, ¿será posible que un Renault monte un cambio automático a la altura?

Interior del Renault Captur

Depende de nuestras aspiraciones esta pregunta se puede contestar con un sí o con un no. Lógicamente, para lo que estamos acostumbrados en los fabricantes franceses, el EDC es un cambio automático realmente bien conseguido, que es capaz de movernos con una suavidad excelente y con unos cambios correctos.

Desde luego es el día y la noche si lo comparamos con los toscos y anticuados convertidores de par a los que podíamos acceder hasta hace unos años en los coches más generalistas. Es un doble embrague no tan rápido como podríamos esperar para ser doble embrague, quizás a la altura de los mejores convertidores de par de los fabricantes premium alemanes.

Si lo comparamos con su directo competidor de masas, no, no está a la altura del DSG. El DSG es el cambio automático que más me ha sorprendido nunca. A parte de tener un precio muy accesible en comparación con la opción manual, los cambios entre marchas son imperceptibles y las reducciones son instantáneas. Es toda una gozada ver como reduces un par de marchas casi sin darte cuenta, por lo que está a la altura de los mejores doble embrague como los que nos puedan ofrecer Mercedes o BMW en sus variantes deportivas más radicales —ya que en los automáticos normales siguen siendo lentos convertidores de par—.

Palanca de cambios EDC del nuevo Renault Captur

Renault lo ha intentado pero no han sabido crear una obra maestra a la altura del grupo Volkswagen. A pesar de ello no podemos decir que el EDC de Renault sea malo. Elegir nuestro coche con cambio EDC no es excesivamente caro, y por 1400 euros extra podremos tener un Renault con un cambio automático bastante decente. El único problema de este doble embrague, es que al no contar con el Start & Stop declara un consumo ligeramente superior a la variante manual, pero hablamos de unas décimas. El DSG por ejemplo es todo lo contrario, consiguiendo hacer consumos inferiores a los que haríamos con un manual.

Las sensaciones a bordo del Captur con cambio EDC son muy correctas, es un cambio que se comporta realmente bien en ciudad y nunca maldirás que llevas un automático entre manos. No es sobresaliente pero aprueba con nota. De hecho, los cambios de marcha sí son bastante más suaves que los del DSG. Pero aunque el consumo sea algo superior al manual en ficha técnica, la realidad probablemente sea contraria, porque el coche irá normalmente menos revolucionado de lo que nosotros lo llevaríamos cambiando de marchas manualmente. En ciudad sin ser cuidadosos con el pie derecho fuimos capaces de conseguir un consumo de menos de 5,5 litros.

Eso sí, olvidémonos de hundir el pie en el pedal derecho y salir catapultados reduciendo dos marchas de golpe en milésimas de segundo, porque el EDC no lo consigue. No al menos en el Captur, que incluso carece de modo Sport, porque no es un coche pensado para correr, ni da sensaciones de ese tipo.

Archivado en Pruebas, Renault Captur, Renault Techno Experience, SUV
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs