Rolls-Royce Sweptail, cuando un Phamtom no te parece suficiente exclusividad

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Rolls-Royce Sweptail frontal

Ni Ghost, ni Wraith, ni cualquier otra versión anterior o actualmente dentro de catálogo de la compañía inglesa. Imagina que llega a la sede central un multimillonario pidiendo algo único. Se le ofrece un Phamtom con detalles exclusivos que lo diferencian del ‘estándar’ pero aún así quiere algo completamente diferente. ¿Cómo se le puede agradar? Creando una versión completamente diferente.

Así es como surgió la idea, hace ya 4 años, del Sweptail, un one off al estilo Ferrari por el que el propietario podría haber pagado nada más y nada menos que hasta unos 13 millones de dólares, es decir, en torno a 11,5 millones de euros.

Ahora bien, ¿cómo un proyecto del año 2013 ha sido presentado ahora en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este? Muchas jornadas de diseño y producción han tenido que pasar para lograr dicho resultado. Ahora, por fin, han podido desvelarse algunas características que cambiará la forma de producir de Rolls-Royce en el futuro.

La definición explícita de lo que significa exclusividad en estado puro

Se mire desde el frontal, el lateral o desde su parte trasera, lo cierto que las modificaciones realizadas respecto al actual Phamtom son, cuanto menos, llamativas. El modelo del que precede, si puede ser calificado así, posee unas dimensiones prácticamente exactas.

En términos mecánicos, posee el imponente motor V12 que caracteriza a todo buen Rolls-Royce. Tal es su magnitud que dicho propulsor tiene un cubicaje de 6.75 litros que rinde una potencia total de 460 caballos, unos datos que no difieren del resto de modelos de la compañía.

Una de las principales diferencias respecto al resto del ya de por sí exclusivo catálogo de la firma de lujo, esta versión únicamente posee una fila de asientos. Teniendo en cuenta la disposición del interior, esta configuración biplaza hace un claro guiño a la composición de las naves náuticas de recreo.

El principal atributo que define la personalidad de este buque es la elegancia, no sin ello dejar de poner foco de atención al disruptivo diseño futurista y la modernidad de la carrocería. Ahora bien, ¿vale realmente más de 11 millones de euros? Como todas las transacciones, si es un pacto entre 2 partes, es que para ellos existe un precio justo.

De esta forma, podría decirse que se acaba de convertir en el modelo de calle más caro sacado directamente del concesionario. ¿Logrará revalorizarse en el futuro? El tiempo lo dirá.

Archivado en Ediciones especiales, Exclusividad, Lujo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs