Las carreteras del futuro serán de plástico, al menos sí en Holanda

Las carreteras del futuro serán de plástico, al menos sí en Holanda

COMPARTIR 0 TWITTEAR

carretera

El alquitrán y una gran parte de los componentes necesarios para la producción del asfalto son fósiles, es decir, se acude a la ‘gran despensa’ de la Tierra para poder disfrutar de los trazados que unen ciudades alrededor del mundo. Ahora bien, ¿tiene fecha de caducidad?

En principio, pese a que las reservas son aún lo suficientemente grandes como para mantener la demanda, sí que llegará un momento en el que habrá que mirar otras vías de producción. Una de ellas podría estar a punto de entrar en los planes de Holanda, uno de los países de la UE que más empeño pone en la ecología y búsqueda de fuentes de energía renovables.

Desde los Países Bajos creen que la gran cantidad de plástico que hay en circulación podría servir para abastecer la fabricación de un producto que fuese sustitutivo al asfaltado tradicional. Con ello, se podría mejorar los niveles de contaminación que este segmento produce cada año. ¿Cómo de viable podría ser esta innovación?

Holanda podría dar el ‘Ok’ a la investigación

plastico

Según las primeras estimaciones, se podría reducir hasta en un 85% las emisiones contaminantes que se están produciendo a estas alturas. Sin embargo, el proceso no sería tan rápido como cabría esperar por lo que éste se ha convertido en el principal escollo para su instauración.

VolkerWessels y Total serían las compañías que contarían con el apoyo del gobierno para la realización de esta obra de infraestructura. El método de trabajo estaría basado en la producción de dicha carretera a través de módulos de plástico reciclado, es decir, no habría una producción intrínseca de plástico sino que se acudiría directamente a material ya fabricado.

Obviamente, ya se han estudiado las diferentes técnicas para crear de este pavimento una superficie con el agarre equivalente al asfalto más avanzado de hoy día y con una capacidad de drenaje muy eficiente con el único objetivo de mejorar la seguridad.

El principal beneficio sería un abaratamiento del precio de las obras. Las economías de escala permitirían un menor precio de este tipo de módulos y el reciclaje serviría para que disminuyese la cantidad de vertidos de plástico que se produce cada día en las grandes ciudades.

Las primeras especulaciones hablan de Rotterdam como principal ciudad para comenzar esta prueba piloto. Sin embargo, se piensa que no se instalará uno de los módulos hasta finales del año que viene, momento en el que podría dar comienzo uno de los proyectos más interesantes en el panorama de producción de carreteras actual.

Es cierto que se han barajado otras tecnología como por ejemplo la creación de tramos con capacidad fotovoltaica pero aún parece que son demasiado caros como para invertir sabiendo que será eficiente en el medio plazo. Habrá que esperar, por tanto, a ver qué costes y qué beneficios aporta un tipo de pavimento muy diferente al convencional.

¿Cómo contribuirá a la calidad en la rodadura de los neumáticos que equipan los vehículos a día de hoy? En principio no debería de contraer grandes problemas ya que lo adaptarán para mantener o incluso superar la adherencia actual.

Archivado en Carreteras, Diseños futuristas, Innovaciones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs