Un mundo sin semáforos está siendo propuesto en el MIT, ¿sería posible en unos años?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Mundo sin semáforos

Los semáforos en todas las ciudades del mundo aportan un nivel de seguridad excepcional para evitar una inmensa cantidad de accidentes y atropellos. Cumplen , con mayor o menor medida, con lo que se espera de un sistema creado para regular el tráfico y permitir tener una preferencia en el paso cuando uno lo tiene en color verde.

Ahora bien, no se puede negar su ineficiencia cuando no hay congestiones, es decir, horarios valle de presencia de automóviles en las ciudades. No habiendo un solo coche en un kilómetro a la redonda, ¿por qué toca frenar y esperar a que pase a verde cuando 600 metros más adelante habrá otro en rojo?

Lo cierto es que aún no se ha conseguido dar con la tecla en relación a un sistema que gestione a la perfección la afluencia de coches en movimiento en el ámbito urbano, hasta ahora. Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) están desarrollando un complejo proyecto para lograr una interacción entre los vehículos conectados para llegar a prescindir de los semáforos en un futuro cada vez más cercano.

FriveWAVE, el proyecto que está poniendo en vilo a las adjudicatarias del mantenimiento de los semáforos en las ciudades

Antes de comenzar a explicar en qué se basa la solución presentada por Senseable City Lab, una de las raíces del MIT, es importante destacar que únicamente con la información del coche conectado podría tener sentido un proyecto del calibre de esta revolución. Es cierto que para lograr llegar a un parque completamente comunicativo se necesitaría un presupuesto impensable pero soluciones como Smart Connectivity Module lo hacen un poco más terrenal.

El objetivo sería poder conectar las carreteras (con su correspondiente inversión en infraestructura) con los vehículos con tecnología inteligente. Ello permitiría gestionar en cada cruce qué coche tiene preferencia de paso en función de cercanía, velocidad y/o cualquier otra posible variable.

Una vez determinado el vehículo con prioridad de paso, instantáneamente se darían las indicaciones necesarias al otro conductor para que redujese la velocidad, cambiase de carril o frenase. Lógicamente, la conducción autónoma tendría un fuerte peso a la hora de impulsar este tipo de iniciativas ya que no hay que olvidar que los vehículos sin conductor han demostrado ya en más de una ocasión ser más eficientes que aquellos conducidos por el ser humano.

Los beneficios de la eliminación de todo el sistema de semáforos tendría varios aspectos positivos poniendo de relieve el éxito de un sistema del tamaño de FriveWAVE. En primer lugar, las administraciones públicas lograrían recortar su gasto por no tener que pagar a una empresa adjudicataria el mantenimiento de todos y cada uno de los semáforos de la ciudad.

El segundo de los beneficios estaría relacionado con el ahorro. No tener que parar en la mayoría de los lugares en los que se encuentran en la actualidad significaría reducir el número de frenadas y aceleraciones, teniendo esto su implicación en un ahorro de combustible. A su vez, esta mejora se traduciría en un ahorro para el conductor y una menor emisión de partículas contaminantes a la atmósfera.

El tercero de los beneficios tendría que ver con la forma de concebir el tráfico en el ámbito urbano. Se disminuirían los atascos por culpa de semáforos más regulados según la afluencia de coches.

Archivado en Ciudad, Innovaciones, Semáforos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs